Comparte este artículo:

iStock_000014572479XSmall_ElenaGaakVarias investigaciones se han centrado en la importancia de desayunar para poder mantener un peso sano. Incluso, se ha dicho que saltarse el desayuno puede contribuir a engordar, y hay estudios que reportan que comer un desayuno con alto contenido de proteínas, es la clave para no tener mucha hambre el resto del día y controlar el peso. También se recalca que es la primera comida del día y que por esa razón, es la más importante. Si bien todo esto es cierto, una investigación reciente menciona de que al final de cuentas, no se ha comprobado que sea mejor desayunar o no cuando se trata de perder peso.

Desayunar como rey, comer como príncipe y cenar como mendigo, dicen por ahí. Sin duda alguna, empezar el día con una buena comida saludable es la clave para sentirte bien y tener energía para el resto del día. Sin embargo, en el afán por perder peso, muchas personas piensan que saltarse el desayuno o no desayunar, les ayuda a perder las libras o kilos de más. Pero hay estudios que han probado que sucede lo contrario: que mientras comas un desayuno rico en proteína y fibra, tienes más probabilidades de tener un peso saludable y rebajar algunas libras o kilos extra.

También se ha probado que el hecho de no desayunar no es una costumbre saludable, pues si no comes nada, no tienes energía, no se estimula tu metabolismo, no te dan ganas de moverte y también puedes caer en tentaciones peligrosas antes de la hora del almuerzo que pueden hacerte aumentar de peso.

De cualquier modo, el tema sobre el desayuno y el control de peso, aún parece plantear varios interrogantes. Recientemente, unos investigadores de la Universidad de Alabama en Estados Unidos, encontraron que si bien sí existe una asociación entre el desayuno y el manejo del peso, aún no se sabe a ciencia cierta si desayunar o no desayunar afecta el peso corporal de manera tan clara y definitiva como se ha divulgado en estudios previos.

El equipo de investigadores de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Alabama dijo en su estudio que las investigaciones que establecen relación entre los hábitos en cuanto a desayunar y la obesidad, con frecuencia no prueban que una sea la causa de la otra.

Según los autores de este estudio publicado en la versión en línea de la revista American Journal of Clinical Nutrition, que analizaron 92 estudios acerca de los supuestos efectos del desayuno en la obesidad, encontraron que la mayoría no reportó resultados de manera precisa. En concreto, dijeron los autores, se encontraron con que las investigaciones sobre el tema estaban influenciadas por factores que desembocaron en afirmaciones y creencias exageradas acerca de los efectos de desayunar o no y subir de peso. También encontraron que hay investigaciones parcializadas para favorecer ciertas hipótesis, y que tampoco ofrecen datos nuevos para el avance en el conocimiento del tema.

Así mismo, encontraron que muchos artículos que investigan el tema tienden a favorecer ciertos resultados ignorando que hay datos que contradicen la evidencia propuesta de que hay una relación causal en los efectos del desayuno sobre la obesidad. En pocas palabras, todo parece indicar que la relación entre el desayuno y el peso es algo que se ha dado por cierto incluso más allá de lo que los datos concretos demuestran.

Los autores del estudio aclararon que si bien se sabe que quienes no desayunan son más propensos a tener sobrepeso y a sufrir de obesidad, no se sabe si el hecho de que se les haga desayunar va a resultar en que pierdan peso. Tampoco se sabe si hacer que quienes desayunan regularmente dejen de hacerlo, les haría aumentar de peso.

De cualquier modo, esta investigación no intenta alarmar a quienes desayunan, ya que desayunar se sigue considerando una costumbre saludable, siempre y cuando se incluyan en el menú alimentos altos en fibra, proteínas y lácteos bajos en grasa.

Recuerda que cada persona es diferente, y su metabolismo varía. Así que lo que causa que una persona engorde, puede no tener ningún efecto sobre otra. Lo mejor es que consultes con tu médico o con un dietista o nutricionista calificado si tienes problemas de peso para que tenga en cuenta tus características particulares.

Imagen © iStockphoto.com / Elena Gaak

Comentarios