Comparte este artículo:

Muchas personas creen firmemente que las pastas engordan y por lo general, parecen prohibitivas para todo aquel que quiera mantenerse en forma o decida iniciar una dieta para bajar de peso. Pero no te dejes llevar por ese mito. Estas delicias de la cocina italiana aportan muchos hidratos de carbono y también brindan otros nutrientes importantes. Descubre aquí cómo incorporarlas a tu dieta, sin inclinar la balanza ni descuidar tu salud.

“Las pastas no engordan, el que engorda es uno”, solía bromear un compañero de la universidad que finalmente se dedicó a estudiar las causas de la obesidad.  Anécdota al margen, ¿crees que las pastas hacen engordar o eres de los que las come de cuando en cuando y con sentimiento de culpa? Pues es el momento de que comiences a cambiar de idea: esa es una creencia equivocada que por algún motivo se ha esparcido en el mundo occidental, aunque no se conocen muy bien los fundamentos, ya que este exquisito alimento es además una fuente de varios nutrientes.

Quizás lo que le ha creado mala fama a los sabrosos espaguetis o fideos y a toda su familia (¡que según algunos supera las 200 variedades!) son las temidas calorías, aunque en realidad los fideos por sí solos no tienen más calorías que el pan de salvado, el queso azul, el atún, una hamburguesa y hasta un huevo. ¿Sabías que incluso hasta el arroz contiene más calorías que las pastas? Claro que luego habrá que ver con qué salsas acompañas a cada plato. En este sentido, las menos recomendables son las salsas de origen animal, como las que se hacen a base de manteca y crema. Esas sí que añaden cientos de calorías y el exceso de éstas, recuerda, es lo que se traduce en aumento de peso.

Otro factor que contribuye a la imagen negativa que tienen las pastas es su alto contenido de carbohidratos, aún cuando se recomienda que por lo menos el 50% de la energía, en una dieta equilibrada, provenga de los hidratos de carbono. Es importante que consideres que los fideos contienen además otros nutrientes importantes como proteínas, sales minerales, vitaminas del grupo B, E, ácido fólico y fibra.

A pesar de la mala fama, las pastas son el alimento cocido que más se consume en el mundo, ¡incluso más que el pan! Por ese motivo, hasta los investigadores se han preocupado por agregarles micronutrientes para volverlas más saludables, sin que pierdan sus deliciosas características.

Por ejemplo, un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Alimentos de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral, en Argentina, aprovechó la popularidad de las pastas para convertirlas en alimentos que contribuyan a una dieta más sana, agregándoles proteínas de alta calidad y minerales.

Para ello, decidieron hacer fideos tipo espagueti que preparan con trigo candeal y son mejorados con proteínas de la soja (soya) y el concentrado de las proteínas del suero de la leche, conocido como WPC (por el término en inglés “Whey Protein Concentrate”), así como con otros micronutrientes que, en todos los casos, están agregados de acuerdo al porcentaje que exige la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

De manera similar, unos científicos de Italia y de España han desarrollado fideos con harina de cebada que ayudaría a reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Además, la cebada es una excelente fuente de fibra, antioxidantes y de vitamina E.

Lo mejor de todo es que este grupo ha logrado que el producto final mantenga las exquisitas características de la pasta tradicional, pero agregando los requerimientos adecuados y aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para garantizar las ventajas para la salud que aportan estos novedosos espaguetis de cebada.

Pero más allá de estas experiencias, las pastas son de por sí un alimento delicioso e igualmente nutritivo (no por gusto son las elegidas por los deportistas a la hora de recuperar energía), que puedes comer combinado de incontables maneras y con todo tipo de alimentos. Solo debes dejar volar tu imaginación al prepararlas.

Lo importante es no abusar, sobre todo cuando preparas salsas a base de productos de origen animal, como la manteca y la crema, y por supuesto, si comes tres platos de pasta y sólo pasta, en el almuerzo, la cena y todo el tiempo, tu dieta no será muy saludable. Pero eso también te pasaría con otros alimentos, si los comes en exceso o lo conviertes en casi el único que consumes.

La clave está en mantener una dieta variada con platos llenos de colores en los que abunden los vegetales, los cereales y las proteínas, para que tu cuerpo reciba todo lo que necesita para desarrollarse y mantenerse fuerte y sano.

Y ahora  sí, ya puedes ir a colocar las pastas al agua, porque mientras leías esto ha llegado a su punto y ya está hirviendo. ¿Con qué delicias las vas a acompañar? Si no se te ocurre nada creativo, he aquí una alternativa con tomate, aguacate (palta) y albahaca, muy fácil de hacer, o esta otra receta con camarones y ajo, un poco más sofisticada por sus sabores, pero igualmente saludable y sencilla para el cocinero. ¡Qué disfrutes!

Imágen © iStockphoto.com / Piotr Marcinski

Comentarios