Comparte este artículo:

Tener un parto antes de tiempo es uno de los mayores temores que se presentan durante el embarazo. Para evitarlo, es necesario que te cuides y que recibas una atención médica adecuada. Pero además, descansar y dormir lo necesario parece influir en el riesgo de partos prematuros. Sigue leyendo para que te enteres y ¡duerme! Tu bebé te lo agradecerá.

Si estás embarazada, con seguridad te habrán dicho más de una vez que debes descansar y dormir bien. Las siestas y el sueño nocturno son indispensables durante tu embarazo, pues tu cuerpo está trabajando mucho para crear y sostener una nueva vida y preparándose para los retos que traerá cuidar de un bebé.

Sin embargo, no es un secreto que a medida que avanza el embarazo, conciliar el sueño se hace más difícil. Al principio, tal vez la emoción y los síntomas también te impidieron descansar como debías. Pero por más que te suene como al consejo que ya te han dado varias veces, yo también te reitero, que debes dormir bien pues existe una razón que hace el descanso aún más importante: un estudio reciente realizado por médicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos), relaciona la falta de sueño con el parto prematuro.

Los investigadores analizaron los patrones de sueño y el parto de 166 mujeres embarazadas. Luego de descartar o controlar otros factores de riesgo que contribuyen al parto prematuro, encontraron que la baja calidad del sueño durante el primer y tercer trimestre estaba conectada con un aumento en el riesgo de dar a luz antes de lo esperado. Curiosamente, dormir mal durante el primer trimestre fue lo que causó mayores efectos sobre el nacimiento prematuro.

Pero ¿cuál es la relación entre dormir mal y dar a luz antes de lo planeado? Al parecer, la mala calidad del sueño está ligada a un aumento en la inflamación en el cuerpo, lo cual puede desencadenar procesos que terminan en un parto prematuro.

Así que si estás embarazada, de verdad, tómate en serio lo de descansar y dormir. Si tienes dificultades para conciliar el sueño, habla con tu médico para que te aconseje alguna solución.

A manera de información, te recuerdo cuáles son los factores de riesgo en cuanto a un parto prematuro para que los tengas en cuenta:

  • Tener embarazo múltiple
  • Haber tenido un parto prematuro antes
  • Sufrir de alguna anormalidad cervical o uterina (en la matriz)

Además:

  • Infecciones recurrentes en los riñones y/o vejiga
  • Infecciones del tracto urinario, infecciones vaginales e infecciones por enfermedades de transmisión sexual
  • Sangrado vaginal luego de las 20 semanas de gestación
  • Presión alta, diabetes o enfermedad renal
  • Trombofilia (propensión a desarrollar coágulos de sangre)
  • Sobrepeso o estar por debajo del peso saludable antes de quedar embarazada
  • Antecedentes de abortos durante el primer y segundo trimestre
  • Poco tiempo entre embarazos (menos de 6 a 9 meses entre un parto y el inicio del siguiente embarazo)

Recuerda que tu estilo de vida también influye en cuanto a tener un embarazo saludable. No fumes, no bebas alcohol, no uses drogas ilegales. También, procura controlar tus niveles de estrés y busca atención médica desde el momento en que te enteres de que estás embarazada.

Un embarazo a término, es un embarazo exitoso.

Imágen © iStockphoto.com / Daniel Laflor

Comentarios