El ejercicio y el sexo son dos actividades que te hacen bien. Ambos pueden mantenerte en buena forma, tanto física como mentalmente.

Hay ejercicios que pueden ayudarte a mejorar tu desempeño durante las relaciones íntimas y, por consiguiente, tu salud general. Estos incluyen los ejercicios de fortalecimiento como las abdominales y el levantamiento de pesas; los de estiramiento como el yoga o el Pilates; y los aeróbicos como correr o nadar, que ayudan a tu corazón y tu circulación.

Algunos de los mejores son las planchas o lagartijas, los abdominales, los puentes o elevaciones de cadera, y las sentadillas.

Los ejercicios de Kegel, que originalmente se desarrollaron para ayudar con la incontinencia urinaria, pueden ayudar a las mujeres a reforzar los músculos de la vagina y a los hombres a controlar la eyaculación precoz. El movimiento básico es el que haces si tratas de parar la orina mientras está saliendo. Ya que domines los músculos que te permiten hacerlo, practica los ejercicios contrayendo los músculos durante 3 segundos y relajándolos otros 3. Repite 10 veces. Los puedes hacer tres o cuatro veces al día.

Verás cómo un poco de ejercicio te puede convertir en un(a) mejor amante al contribuir a tu bienestar total.

 

Imagen © iStock / Razvan

Comentarios