Comparte este artículo:

El tener una enfermedad mental es algo que puede estigmatizar a quien la padece por los estereotipos que hay en la sociedad y que, por lo general, son producto no de la maldad, sino de la ignorancia.

La palabra “loco” tiende a asociarse con algo negativo y esto tiene repercusiones que afectan profundamente a los enfermos mentales y a sus seres queridos. Muchos se sienten señalados porque en nuestra sociedad existe la idea de que tener alguna enfermedad mental es producto de ser una persona débil y vulnerable. Además, la estigmatización acerca de las enfermedades mentales implica que muchas personas asumen que quien está enfermo es “peligroso” o violento.

Estos estereotipos crean sentimientos de enojo, de rabia, de frustración y vergüenza en quien está enfermo y pueden llevarlo a querer pretender que todo está bien y que no necesita tratamiento. Además del impacto emocional, la estigmatización también provoca discriminación en el trabajo, en la escuela y en los círculos o grupos sociales.

Es importante recordar que las enfermedades mentales tienen una base biológica y que por esa misma razón, deben tratarse como cualquier otra condición, como la diabetes, el VIH, la hipertensión, el cáncer u otras, sin importar su gravedad. Toda persona enferma merece nuestra ayuda y nuestra compasión.

 

Imagen © iStock / polygraphus

Comentarios