Comparte este artículo:

A diferencia de lo que se pensaba, las estatinas son tan eficaces para combatir el colesterol malo tanto en los hombres como en las mujeres. Esto de acuerdo a un estudio reciente, que derriba la creencia de que este medicamento es menos efectivo en las mujeres. En este artículo te contamos qué son las estatinas, cuándo se recomienda su uso, y qué nos dicen los nuevos descubrimientos sobre ellas.

El colesterol casi siempre se asocia con algo negativo o peligroso para nuestra salud, pero no hay que generalizar. Todas las personas tienen y producen colesterol: es una sustancia grasa que necesita el cuerpo para poder cumplir adecuadamente ciertas funciones vitales, como crear las paredes (o membranas) que rodean a las células. Hay dos tipos principales de colesterol: el colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL), conocido como colesterol “malo”, y el colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL), que es el que llamamos colesterol “bueno”.

Como el cuerpo produce su propio colesterol, no es necesario consumir mucha grasa en la dieta. Por el contrario, los niveles elevados del colesterol total en la sangre, y especialmente el colesterol de baja densidad (el LDL), están relacionados con el desarrollo de una condición que se conoce como aterosclerosis, que es la acumulación de grasa (lo que se llama placa) en las paredes internas de las arterias.

La aterosclerosis puede hacer que las arterias se estrechen o se bloqueen y que disminuyan o que obstruyan el flujo de la sangre a los órganos vitales, en especial al corazón (enfermedad coronaria, que puede causar un ataque cardíaco) y al cerebro (lo que puede producir un accidente cerebrovascular, ataque cerebral o apoplejía). Pero puede suceder en otras partes del cuerpo, lo que se conoce como enfermedad vascular periférica.

Para mantener los niveles de colesterol a raya, frecuentemente es suficiente con llevar una dieta saludable y practicar una rutina de ejercicios. Pero, a veces, los factores genéticos hacen que el colesterol en tu sangre se mantenga elevado, especialmente si el colesterol malo (LDL) se mantiene elevado, en esos casos, tu médico te recomendará medicinas para poder bajarlo a niveles saludables.

Existen distintas medicinas para bajar el colesterol a niveles saludables. Algunas aumentan el colesterol bueno (HDL) y otras disminuyen el colesterol malo (LDL) . En este último grupo, por ejemplo, se encuentran las estatinas: unos medicamentos que interfieren con la producción del colesterol en el hígado, bajan los niveles del colesterol malo (LDL) y suben los niveles del colesterol bueno (HDL).

En el mercado puedes encontrar estatinas bajo las siguientes denominaciones: Atorvastatina (Lipitor®), Fluvastatina (Lescol®), Lovastatina (Mevacor®), Pravastatina (Pravachol®), Rosuvastatina (Crestor®) y Simvastatina (Zocor®).

Al disminuir los niveles del colesterol alto, las estatinas pueden prevenir o retrasar el desarrollo de la aterosclerosis. Es una opción que ofrece beneficios, aunque también podrían tener, en algunas personas, efectos no deseados, como dolores musculares, elevación en las pruebas del funcionamiento del hígado y un pequeño aumento en el riesgo de desarrollar diabetes. Pero no le sucede a todas las personas y, en general, el riesgo en los millones de personas que las han tomado y que las toman es mucho menor que el beneficio.

Hasta ahora, muchos especialistas consideraban que las estatinas no eran tan efectivas en las mujeres como en los varones. Sin embargo, un nuevo estudio desarrollado por unos investigadores del Hospital Massachusetts General en Boston, Estados Unidos, encontró que las estatinas disminuyeron las posibilidades de sufrir un ataque cardiaco en alrededor de 20 por ciento, tanto en los hombres como en las mujeres.

Para llegar a estos datos, que fueron publicados en la edición en línea del 30 de enero de la revista Journal of the American College of Cardiology, los investigadores hicieron lo que se llama un meta-análisis (es decir, se consideraron los resultados de varios estudios ya realizados anteriormente). En este caso, en particular, tuvieron en cuenta los datos de 18 estudios clínicos en los que participaron más de 140 mil pacientes, entre los cuales había más de 40 mil mujeres.

Si bien es cierto que es necesario contar con más datos sobre los beneficios de las estatinas en ambos sexos, en general se considera que su uso ayuda a prevenir las enfermedades relacionadas con el colesterol alto, aún en personas que no tienen enfermedad coronaria.

Desde luego, antes de tomar este medicamento el médico evaluará si es conveniente que la persona lo tome o no, ya que entre los efectos no deseados, como mencioné anteriormente, existe un ligero riesgo de  desarrollo de diabetes.

En este último caso, por ejemplo, otro estudio desarrollado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts en Worcester, Estados Unidos, que fue publicado a principios de este año en la revista Annals of Internal Medicine, encontró que entre las miles de mujeres observadas durante seis o siete años de investigación, las que informaron el uso de cualquier tipo de estatina al comenzar el estudio tenían casi un 50 por ciento más posibilidades de recibir el diagnóstico de diabetes que las mujeres que no recibieron la medicación para disminuir el colesterol.

En el caso de las mujeres, las estatinas no se recomiendan durante el embarazo. Considerando todos estos casos y teniendo los cuidados necesarios, las estatinas pueden ser una buena alternativa para el tratamiento del colesterol. Tu médico evaluará los riesgos y los beneficios de esta medicina en tu caso en particular, y te recomendará la mejor opción para cuidar la salud de tu corazón.

 

Imágen © iStockphoto.com / GYI NSEA

Comentarios