Comparte este artículo:

Una investigación reciente da pruebas de que practicar yoga, enfatizando los ejercicios de respiración, puede ayudar a disminuir los síntomas de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica o EPOC y mejorar la calidad de vida de quienes la padecen. En el mes de la concientización de esta enfermedad, en www.vidaysalud.com nos unimos a la campaña y te contamos más detalles sobre estos hallazgos.

Un grupo de investigadores del Instituto All India de Ciencias Médicas, en Nueva Delhi, India, ha encontrado que las personas que sufren de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) que antes se conocía como enfisema, pueden disminuir los síntomas y mejorar su calidad de vida si practican yoga de manera regular.

Para llegar a estos resultados, que fueron presentados en la reunión anual del Colegio Americano de Médicos del Tórax, que este año se realizó en Chicago, Estados Unidos, los investigadores analizaron la evolución de 29 pacientes con EPOC, de una edad promedio de 56 años, quienes recibieron un entrenamiento especial de yoga durante 12 semanas.

El entrenamiento incluyó distintos tipos de yoga, que se enfocaban en las posturas físicas (asanas), en las técnicas de la respiración (pranayama), en las técnicas de la limpieza (kriyas), en la meditación y en las técnicas de relajación (shavasan). Durante las primeras cuatro semanas, el entrenamiento era de una hora, dos veces por semana, en el hospital. Luego, los participantes entrenaron una hora cada dos semanas y debían completar las sesiones restantes desde su casa.

Mientras tanto, los investigadores consideraron la función pulmonar, la respiración, la calidad de vida y la inflamación que mostraban los participantes y repitieron el análisis luego de las 12 semanas de entrenamiento. El resultado: todos los parámetros analizados habían mejorado.

Recuerda que la EPOC es una condición que afecta a los pulmones y dificulta la respiración.  Según la Organización Mundial para la Salud se convertirá en la tercera causa mundial de muerte, para el año 2030.

Una de las causas principales de la EPOC es la exposición al humo del tabaco, seas o no fumador, pero otros irritantes de los pulmones, como la contaminación del aire, los vapores químicos y el polvo, también contribuyen al desarrollo de esta enfermedad.

La falta de aire constante y la tos crónica que dura más de tres a seis semanas podrían ser señales de la EPOC. Otros síntomas podrían ser: sibilancia (jadeo), opresión en el pecho y producción de esputo o flema.

Lamentablemente, no existe cura para la EPOC, pero puedes aliviar sus síntomas e impedir que la enfermedad empeore. Por eso, los médicos recomiendan tratar esta enfermedad para minimizar el daño posterior, controlar los síntomas y prevenir un empeoramiento repentino (que se conoce como exacerbación). Sin un tratamiento oportuno, las exacerbaciones (brotes) podrían conducir a una insuficiencia pulmonar y a la necesidad de ser hospitalizado.

El primer paso en el tratamiento es eliminar la exposición a los irritantes pulmonares, como los que te mencioné anteriormente. Y, desde luego, seguir el tratamiento tal como y como te lo haya indicado tu médico. Este podría incluir:

  • Broncodilatadores, que relajan los músculos alrededor de las vías respiratorias (específicamente los bronquios).
  • Corticosteroides inhalados, para disminuir la inflamación de las vías respiratorias y prevenir las exacerbaciones repentinas.
  • Antibióticos, para combatir las infecciones respiratorias y ayudar a prevenir las exacerbaciones (los brotes) de la EPOC.

Una vez que la EPOC ha dañado los pulmones, no es reversible, pero si la enfermedad se detecta pronto, es más sencillo disminuir los síntomas y los tratamientos son más efectivos.

Además del tratamiento mencionado, el ejercicio regular (de acuerdo a lo que te recomiende tu médico) también puede ayudar a mejorar el modo en que el cuerpo utiliza el oxígeno. Por eso, si tienes EPOC, puedes beneficiarte de alguna actividad física que implique poco esfuerzo pero que aumente la resistencia muscular, como caminar, andar en una bicicleta fija y, ahora también, ya lo sabes, practicar yoga. Desde luego, siempre es importante que consultes con tu médico antes de iniciar cualquier ejercicio nuevo, especialmente si tu EPOC es muy severo.

Imagen © iStockphoto.com / laflor

By 4 PM production

 

Comentarios