Comparte este artículo:

La salud oral debe comenzar en la infancia — prácticamente desde que el bebé llega a este mundo. Al nacer, el primer grupo de dientes ya está casi completamente formado aunque al principio no se pueden ver ya que están “escondidos” debajo de las encías. Estos son los dientes primarios o dientes de leche. Cuando el niño llegue a los cinco o seis años de edad, comenzarán a caerse para darle paso a los dientes definitivos. Entre los cinco y los trece años, conviven en la boca de los niños ambos tipos de dientes, hasta que ya no quede ninguno de leche.

Algunos cuidados orales sencillos para tus niños incluyen:

  • Límpiales los dientes de leche cada día. Cuando son más pequeños hazlo frotándolos suavemente con una toallita de baño limpia y húmeda. Cuando los dientes de leche ya estén más grandes, usa un cepillo de dientes para niños.
  • Si tu niño tiene menos de dos años de edad, no uses crema dental para su higiene bucal, usa sólo agua.
  • No dejes que los niños se queden dormidos con el biberón en la boca.
  • Anima a los niños mayores a comer bocadillos con poca azúcar, como frutas, queso y verduras, y evita darles dulces pegajosos y gomosos.
  • Enséñales cómo cepillarse los dientes y la importancia de mantenerlos limpios.

 

Imagen © iStock / markokg

Comentarios