Comparte este artículo:

Una erupción o salpullido es una decoloración de la piel que frecuentemente está inflamada o hinchada. Se presentan de diferentes maneras y con diferentes grados de severidad, y su duración varía. Algunas de las causas frecuentes de las erupciones (salpullidos) incluyen:

  • Infecciones virales, bacterianas o por hongos.
  • Reacciones alérgicas a medicamentos, productos aplicados en la piel, alimentos y picaduras de insectos.
  • Irritantes como la orina o la materia fecal (en el caso de salpullido del pañal), jabones y suavizares para la ropa o químicos fuertes.
  • Plantas venenosas.
  • Trastornos autoinmunes.

Tu médico hará una historia clínica, incluyendo los antecedentes de alergias y preguntas para averiguar si existe una posible exposición a irritantes químicos o a personas con infecciones. En muchos casos esto, así como los resultados del examen físico, aclararán el diagnóstico, pero es posible que se necesiten más exámenes.

El tratamiento depende de la causa y los pronósticos son excelentes para la mayoría de las erupciones.

Sin embargo, una reacción alérgica grave es una emergencia médica que debe tratarse inmediatamente con epinefrina. El paciente puede morir en minutos si no recibe tratamiento médico de inmediato. Por eso, generalmente se les recomienda a las personas con alergias graves que siempre lleven consigo una inyección de epinefrina (Epi Pen) para las emergencias.

 

Imagen © iStock / PeterHermesFurian

Comentarios