Comparte este artículo:

La aspirina es famosa por reducir el riesgo de sufrir ataques cardíacos. Pero a pesar de que se recomendaba para las personas con diabetes, han surgido nuevas consideraciones al respecto. Todo parece indicar que cuando se trata de recetar aspirina como medida preventiva para evitar los riesgos de ataque cardíaco que trae consigo la diabetes, es mejor hacerlo con precaución. Aquí te contamos más al respecto.

¿Por qué se recomienda la aspirina para el corazón?

Una dosis baja de aspirina siempre ha figurado como una buena aliada en la prevención de los ataques cardíacos en las personas que están en riesgo de sufrirlo, e incluye a aquellas con diabetes. El argumento para recomendar la dosis baja de aspirina es el siguiente: ayuda a que las células sanguíneas no se agrupen y formen un coágulo que bloquee o impida que la sangre fluya libremente por las arterias, ya que esto podría producir un infarto cardíaco o un ataque vascular cerebral (apoplejía, accidente cerebrovascular o derrame cerebral). En las personas con diabetes, esta “agrupación” de células ocurre con más facilidad.

Por eso, muchos médicos les recomendaban a sus pacientes con diabetes que tomaran aspirina como una forma de prevenir complicaciones. Sin embargo, luego de analizar nueve estudios respecto a sus efectos en personas con diabetes, la Asociación Americana de la Diabetes junto con la Asociación Americana del Corazón, decidieron reconsiderar la administración de la aspirina en pacientes con diabetes, específicamente en las mujeres menores de 60 años y en los hombres menores de 50 años que no tienen mayores riesgos de sufrir un problema del corazón.

¿Por qué podría ser problemática en los pacientes con diabetes?

Esta recomendación surgió debido a que dichos estudios encontraron algunos riesgos asociados con tomar aspirina, como sangrado en el estómago. Para los especialistas, en el caso de las personas que tienen diabetes, puede traer más riesgos que beneficios y es por esto que advierten a los médicos que la receten con precaución.

Por eso, si tienes diabetes, habla abiertamente con tu médico sobre los beneficios particulares que puede traerte tomar una dosis baja de aspirina (que equivale a 81 miligramos). No todas las personas con diabetes parecen beneficiarse de la misma manera de esta terapia preventiva.

Recuerda además que tomar una aspirina diaria no es seguro para todos. En algunas personas, la puede causar irritación en el estómago lo cual puede ocasionar dolor, náuseas, vómito y sangrado. Debes evitar tomar aspirina si:

  • Eres alérgico/a a la aspirina
  • Tienes tendencia a sangrar fácilmente
  • Has presentado sangrado en alguna parte de tu aparato digestivo
  • Tienes enfermedad hepática o del hígado
  • Eres menor de 21 años.

Consulta siempre con tu médico antes de empezar a tomar aspirina para que evalúes los beneficios y los riesgos que tiene en tu caso. Si tienes diabetes, pregúntale acerca de estas nuevas recomendaciones.

No te olvides que para mantener la diabetes controlada debes llevar una dieta balanceada, hacer ejercicio, chequear tus niveles de glucosa (azúcar en la sangre), tomar los medicamentos necesarios (si es tu caso) y visitar regularmente a tu médico.

 

Publicación original: 2015

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock Kathy Konkle

Comentarios