Comparte este artículo:

Generalmente las personas tienen evacuaciones regularmente. Para la gran mayoría, la frecuencia puede variar desde tres veces al día hasta tres veces por semana. Esto es normal. Pero si las evacuaciones están ocurriendo con menor frecuencia de la acostumbrada o las heces están duras y secas y cuesta trabajo eliminarlas, se trata de estreñimiento o, en casos severos, de retención fecal.

Se puede beber a una dieta baja en fibra, el consumo inadecuado de líquidos, el sedentarismo, ignorar la necesidad de ir al baño, cambios de horario (por ejemplo, por viajes), el abuso de laxantes, efectos secundarios de algunos medicamentos, o miedo de defecar debido al dolor de las hemorroides o de una fisura anal. En algunas ocasiones, puede deberse a una enfermedad como colon irritable, diverticulitis, cáncer colorrectal, hipotiroidismo u otros.

Normalmente se trata con un aumento de fibra y de líquidos en la dieta, ejercicio, suavizadores de heces y entrenamiento del tracto digestivo.

Consulta con tu médico si estas sencillas medidas no ayudan, para descartar un problema más grave.

 

Imagen © iStock / Peter Hermes Furian

Comentarios