Comparte este artículo:

Entérate y prepárate antes de volar

Los viajes largos para los niños pequeños pueden acarrear riesgos que no se habían considerado antes. Una serie de muertes de pequeños menores de 2 años, en situaciones normales de vuelo, ha hecho que una investigación nueva se enfoque en el tema. Así que no dejes de leer si es que planeas tomar un vuelo largo con tu pequeñito o pequeñita de brazos.

No es para alarmar a los padres y que dejen de viajar en avión con sus bebés. Pero hasta la fecha, las preocupaciones por la seguridad de los niños en vuelo se enfocaban solamente en las situaciones en que había turbulencia o existían accidentes.

Por supuesto, hay preocupación por la turbulencia, que en muchas ocasiones, puede causar que los niños resulten heridos como resultado de dichos movimientos bruscos que los pueden enviar volando a otra fila de asientos. Por eso, muchas madres prefieren llevar a sus bebés en cargadores, pero las aerolíneas a veces les exigen no hacerlo por seguridad, aunque a las madres les resulte contradictorio, pues les parece más peligroso que el bebé en vez de tener el soporte de un cinturón, esté suelto y tenga el riesgo de salir expulsado de los brazos de la madre o el padre.

De cualquier manera, es un debate abierto que de seguro requiere tomar medidas. Sin embargo, una investigación nueva se ha enfocado en las muertes de los pequeños durante el vuelo que han resultado extrañas, ya que no se puede determinar a ciencia cierta la causa. Lo que se encontró es que la mayoría de estas muertes sin una explicación clara ocurrieron en menores de dos años y durante viajes intercontinentales largos.

Lo inesperado de esta investigación es que muchos de los pequeños estaban sanos. Es probable que la causa sea que compartían la silla con un adulto que podría haberlos sofocado o comprimido involuntariamente durante el sueño, algo parecido al Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, el cual se asocia con bebés que duermen boca abajo en lugar de boca arriba o que comparten una cama blanda y llena de almohadas con sus padres.

Otra posibilidad es que los niveles bajos del oxígeno a bordo de un avión puedan afectar de forma negativa al sistema respiratorio de los bebés, que aún no está bien desarrollado. También hay otros riesgos, como que se lastimen con algún objeto que cae de los compartimientos en donde se guardan las maletas en la parte superior de los asientos, o de sean golpeados por el carro de las comidas de las azafatas. Por eso, se recomienda que si viajas con un bebé, pidas que te sienten en la silla ubicada junto a la ventana.

En Estados Unidos, el Consejo Nacional de Seguridad de Transporte ha insistido en que se usen las sillas de los carros o automóviles para asegurar a los niños a una silla del avión, pero muchos padres no pueden pagar el boleto adicional para sus pequeños.  Muchos padres, prefieren viajar en automóvil, pero este desplazarse de esta forma, también conlleva riesgos.

La investigación realizada por “Rainbow Babies and Children’s Hospital”,  que pertenece a los hospitales universitarios de Cleveland, se enfocó en analizar datos recolectados de 74 aerolíneas por MedAire, una compañía que brinda servicios de asistencia de salud a las aerolíneas.  Se consideraron las 29,000 emergencias en vuelo que se presentaron durante el año pasado. Durante dichas eventualidades, los pilotos y los  asistentes de vuelo podían consultar por radio con un médico acerca del tratamiento y tomar decisiones, como continuar en vuelo o aterrizar de inmediato.

En el período de junio de 2012 a junio de 2013, MedAire manejó 81,104 emergencias de salud en vuelo, de las cuales el 9.3 por ciento (7,573 casos) involucraban a un niño. Algunos de estos casos tenían que ver con infecciones, fiebre, dolor de oído, convulsiones y asma. Sin embargo, se presentaron 10 muertes de menores durante ese período de tiempo. Cuatro de ellas, estuvieron relacionadas con algún problema de salud ya conocido.  En otros casos, las familias volaban para buscar tratamiento médico en otra ciudad. También murió un joven de 15 años, y 5 muertes correspondieron a bebés sin ningún antecedente médico, cuatro de los cuales murieron mientras dormían.

A pesar de que el número de muertes no es considerado alto, sí es importante analizar por qué sucedieron para evitar estos desenlaces en el futuro.

Sin duda alguna, este es un asunto muy delicado que requiere más análisis y tomar medidas por parte de las aerolíneas para poder sujetar y asegurar bien a los bebés durante el vuelo.  Dos antiguos profesionales de la aviación han creado un producto llamado LapKidz, que es una silla acolchada, diseñada para colocarse sobre las piernas de los padres y que permite sujetar al bebé con el cinturón de seguridad del adulto y así evitar lesiones en caso de turbulencia.

Por otra parte, debes recordar que si vas a viajar en avión con tu bebé, es importante que consultes con el pediatra acerca de su salud y si hay alguna contraindicación. Además, si tiene alguna condición especial como asma, infecciones, etc., no te olvides llevar los medicamentos que podría requerir a la mano, no en el equipaje, sino contigo en la cabina del avión.

También es una buena idea consultar con la aerolínea acerca de sus políticas para viajar con bebés y qué opciones de seguridad ofrecen. Así no solo el bebé, sino toda la familia podrá llegar mucho mejor a su destino.

Imagen © Thinkstock / IPG Gutenberg UK Ltd

Comentarios