Comparte este artículo:

Si bien el tener una densidad elevada de los senos es uno de los factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama (cáncer de seno), un nuevo estudio ha encontrado que esto no significa que si la mujer contrae la cáncer, tenga más posibilidades de morir a causa de ella. Entérate de más detalles sobre este hallazgo.

Comparado con otros cánceres, el cáncer de mama es el que más afecta a las mujeres. Se estima que en el año 2008, más de un millón de mujeres fueron diagnosticadas con este tipo de cáncer en todo el mundo. En la región de Las Américas en particular alrededor de 320,000 mujeres sufren de este cáncer.

Aunque no se conoce exactamente qué provoca la enfermedad, sí se sabe que hay distintos factores de riesgo que aumentan las posibilidades de que la mujer desarrolle cáncer de mama. Uno de ellos es tener una densidad elevada de los senos o alta densidad de los senos, algo que puede detectarse a través de un estudio de rutina que se conoce como mamografía o mamograma.

Al respecto, un grupo de investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos ha evaluado a más de 9 mil mujeres de una edad promedio de 59 años, que fueron diagnosticadas con cáncer de mama invasivo entre 1996 y 2005, y siguieron la evolución de la enfermedad durante seis años. Para ello utilizaron las mamografías, que son rayos X de las mamas que miden la densidad de los senos en cuatro categorías que van desde muy baja hasta muy alta.

Según los resultados, que fueron publicados en la edición en línea del 20 de agosto de la revista Journal of the National Cancer Institute, una alta densidad mamaria no se relacionaba con el riesgo de muerte por cáncer de seno ni otras causas.

Por el contrario, una densidad baja sí se relacionaba con un mayor riesgo de muerte por cáncer de mama, pero entre las pacientes obesas o que tenían tumores grandes. En cuanto a este punto, los investigadores consideran que puede deberse a que los senos con un mayor porcentaje de grasa podrían fomentar un ambiente que ayude al cáncer a crecer.

Estos datos son alentadores en el sentido de que si bien la alta densidad de los senos puede retrasar o entorpecer la detección del cáncer de mama, aun así no aumentaría la mortalidad en caso de que la mujer lo contrajera.

De todos modos, la alta densidad de las mamas es uno de los factores de riesgo de contraer cáncer del seno. Si tienes senos densos debes ser muy puntual con las mamografías y el autoexamen de las mamas para detectar cualquier cambio o abultamiento.  Debes tener también en cuenta otros factores que aumentan las posibilidades de desarrollar este tipo de cáncer son:

  • ser mujer
  • el envejecimiento
  • tener antecedentes personales de cáncer de seno, de ovario o de próstata
  • haber sido menor de 12 años cuando se tiene por primera vez la menstruación
  • comenzar la menopausia después de los 55 años
  • no haber tenido hijos o haber tenido el primero después de los 35 años
  • haber estado expuesta a radiación o rayos X con frecuencia durante la juventud
  • tener alta densidad ósea (de los huesos)
  • tener sobrepeso después de la menopausia o subir de peso en la edad adulta
  • mantenerse físicamente inactiva a lo largo de la vida.
  • tomar más de una bebida alcohólica por día
  • tener niveles de estrógeno elevados en la sangre, tomar píldoras anticonceptivas actualmente o haberlas tomado recientemente, o usar hormonas posmenopáusicas de estrógeno o de estrógeno más progesterona, actual o recientemente.
  • tener mutación heredada en los genes de cáncer del seno BRCA1 o BRCA2 o el carcinoma lobulillar in situ (LCIS)
  • tener una biopsia previa con resultado de hiperplasia atípica.

En verdad, todas las mujeres corren el riesgo. De hecho, la mayoría de las que son diagnosticadas con cáncer de seno no tienen factores de riesgo conocido, fuera del hecho de ser mujer y de envejecer. Por eso, es importante que te hagas los controles correspondientes para detectar el cáncer de mama, especialmente si tus senos tienen un alto nivel de densidad. Recuerda que es muy importante mantener un estilo de vida saludable con el que puedas disminuir las posibilidades de que se desarrolle el cáncer de seno en tu cuerpo. Y si se desarrolla, lo ideal es detectarlo tempranamente para iniciar el tratamiento lo antes posible.

Imágen © iStockphoto.com / temet

Comentarios