Comparte este artículo:

Según un estudio reciente, la cafeína podría retrasar la progresión de la demencia en las personas que tienen deterioro cognitivo leve.

La cafeína es un compuesto natural que se encuentra en las hojas, semillas o frutos de más de 60 plantas, incluyendo los granos del café, el cacao, las nueces de cola, las bayas de guaraná y las hojas de té (incluyendo la yerba mate y té verde). La cafeína se consume regularmente en todo el mundo, ya que se encuentra en muchas bebidas, incluyendo el café, el chocolate, algunas bebidas energéticas y el té. Tan solo en Estados Unidos se consumen más de siete kilos de cafeína por persona cada año.

En un estudio publicado en el medio profesional Journal of Alzheimer’s Disease, los investigadores reclutaron a 124 personas de 65 a 88 años de edad. Tomaron muestras de sangre para determinar sus niveles de cafeína al comienzo del estudio. El equipo de investigación evaluó la función cerebral de los participantes durante un período de 2 a 4 años, para evaluar si los diferentes niveles iniciales de cafeína podían predecir cambios cognitivos.

Las personas que tenían deterioro cognitivo leve que progresó hacia la demencia tenían niveles de cafeína significativamente más bajos que aquellos con deterioro cognitivo leve que se mantuvo estable. Los resultados sugieren que un nivel de 1.200 nanogramos por mililitro puede ser el nivel crítico que podría determinar si el deterioro cognitivo leve se convierte en la demencia, ya que los sujetos con niveles por encima de esta cantidad parecían tener un estado cognitivo estable durante el período de estudio de 2 a 4 años.

Los resultados sugieren que la ingesta de cafeína en forma de café podría ayudar a prevenir la progresión de la demencia, particularmente en personas con deterioro cognitivo leve. Sin embargo, se necesita más evidencia para comprender mejor estos resultados.

Como medicamento, la cafeína puede ser útil como un estimulante del corazón y también para mejorar el flujo de orina. Se ha demostrado que la cafeína afecta el estado de ánimo, la resistencia física, el sistema vascular cerebral y la actividad gástrica y del colon. También se ha comercializado la cafeína como una herramienta para la pérdida de peso y a menudo es incluida en los suplementos para bajar de peso. La cafeína puede ser utilizada en supositorios rectales.

 

Imagen © iStock / P Robin Moeller

 

Comentarios