Comparte este artículo:

¿Alguna vez te han dicho que no puedes comer nada sólido? Esto sucede en ocasiones como requerimiento para ciertos procedimientos médicos y no tiene nada que ver con las dietas para bajar de peso. Aquí te explicamos en qué consiste la dieta líquida.

Si alguna vez te han operado, sabrás que es común que el médico ordene que no comas nada sólido por lo menos 12 horas antes de la cirugía. A esto se le llama “dieta líquida” y puede ser recetada también para ciertos análisis médicos que requieren que no tengas comida en tu estómago o en tus intestinos. Uno de esos análisis puede ser la colonoscopía, que se hace para revisar tu colon y para saber si hay pólipos (unas lesiones pre-cancerosas que pueden no dar síntomas) o para detectar otras anormalidades. Si no comes sólidos durante cierto número de horas, el intestino estará más limpio (la dieta líquida no deja residuos en el aparato gastrointestinal) para que el médico pueda ver con claridad lo que hay adentro.

En algunos casos de infecciones gastrointestinales en que se tienen náuseas, vómitos o diarrea y en el caso de ciertas cirugías, se recomienda la dieta líquida después de la operación durante algunos días para dejar descansar al intestino.

Recuerda que una dieta líquida sólo debe seguirse durante los días estipulados por tu médico. Estos son algunos de los alimentos que tu médico te recomendará para mantenerte hidratado(a) y con energía:

  • Agua y jugos de frutas sin pulpa (como el de manzana)
  • Caldo de verduras o consomé de pollo
  • Sodas o refrescos (de preferencia de los claros)
  • Té y, a veces café, sin crema
  • Gelatina
  • Bebidas deportivas

En algunas ocasiones no se permiten líquidos rojos. Tu médico te lo indicará.

No vayas a adoptar esta dieta para bajar de peso. No ha sido diseñada con este fin y tu cuerpo necesita otros nutrientes. Así que si tu problema es el exceso de peso, mejor visita a un nutricionista calificado.

Comentarios