Comparte este artículo:

En un estudio presentado en las sesiones científicas de la Asociación Americana del Corazón recientemente, el 8% de las personas obesas tenían un concepto equivocado del tamaño de su cuerpo, pensaban que no sólo no necesitaban perder peso, sino que podían ganar peso, ¿qué consecuencias podría tener para su salud?

El estudio incluyó a casi 6,000 personas (5,893) y los investigadores encontraron que el 8% de los 2,056 que estaban obesos, estaban satisfechos con su tamaño y podían subir de peso.

O sea, casi uno de cada 10 personas obesas se sentían satisfechas con su tamaño y no pensaban que tenían que bajar de peso. Obviamente ese es un porcentaje muy alto de personas que no entienden que están en sobrepeso y que piensan que están sanas.

Como la mitad eran mujeres. El 14% de los afro-americanos, el 11% de los hispanos y el 2% de los blancos no hispanos que estaban obesos, estaban satisfechos con su peso y pensaban que no tenían que perder peso.

Se utilizaron unas escalas (las de Stunkard, específicas para cada sexo) en donde los participantes seleccionaban la figura y el cuerpo que representaba el tamaño de su cuerpo ideal. La idea que tenía la persona del tamaño de su cuerpo ideal se clasificaba en menos de lo normal, normal o arriba de lo normal. La discrepancia del tamaño, que era la medida de la satisfacción en cuanto al tamaño de su cuerpo, era un cálculo de la diferencia entre lo que pensaba que realmente era el tamaño de su cuerpo y lo que pensaba que debería ser el tamaño de su cuerpo idealmente.

Los que tenían un concepto erróneo de su cuerpo, pensaban que estaban sanos. Pero el 35% tenía presión alta, 15% tenía colesterol alto, 145 tenía diabetes y 27% fumaba. Los factores de riesgo eran similares a las personas obesas que aceptaban que tenían problemas de peso y que necesitaban perder peso.

  • Los que tenían un concepto equivocado de su peso tendían a ir menos al médico. Aunque su nivel socioeconómico y cobertura era similar.
  • Entre los que vieron al médico en el año previo, las personas obesas que no pensaban que tenían que perder peso tendían a reportar menos, que sus doctores les habían dicho que tenían que perder peso, que los que pensaban que tenían que perder peso. 68% vs. 38%.
  • Las personas obesas que estaban satisfechas con su peso no hacían ejercicio, mientras los que reconocían que tenían un problema de peso, en promedio, hacían ejercicio regularmente.

El entender la percepción de la persona acerca de su peso y su salud podría ser clave para el tratamiento de la obesidad ya que algunas de estas personas ni siquiera van al médico. Y quizá se requieran más intervenciones comunitarias. Pero desde luego, podemos empezar por la conversación en la oficina del doctor. Y cambiando percepciones.

Si no has ido al médico hace mucho tiempo quizá valga la pena una visita para asegurarte que la percepción que tienes de tu peso y tu salud es la correcta.

Para más información haz clic en el logotipo.

Comentarios