¿Te haz preguntado si la religión, la oración y la espiritualidad tienen algún efecto sobre la salud? La respuesta es sí. Hay una estrecha relación entre las emociones y la salud física. La espiritualidad ejerce una fuerte influencia sobre las emociones, lo cual la lleva a sus efectos sobre la salud.

No hablamos de “milagros”. Esto se basa en el hecho de que las personas que llevan una vida espiritual tienden a tener hábitos que favorecen a la salud, cuentan con el apoyo social de sus congregaciones, piensan positivamente, tienden a tener un autoestima alta y generalmente tienen la habilidad de sobrellevar mejor las situaciones difíciles.

Es importante recordar que la religión no es un sustituto de los consejos médicos sino el mejor complemento. Como dice el refrán: Ayúdate y Dios te ayudará.

Comentarios