He aquí otra razón para disminuir el consumo de las bebidas azucaradas: un estudio ha encontrado que podrían aumentar las posibilidades de desarrollar cáncer del endometrio, el más común de los cánceres de útero. Aquí te contamos más detalles sobre este hallazgo.

Las bebidas azucaradas pueden ser deliciosas y por eso muchos las consumen regularmente (aún en exceso), pero pueden ser peligrosas para la salud. Ahora, un nuevo estudio publicado en el medio Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention ha asociado este hábito con un mayor riesgo de desarrollar un tipo específico de cáncer del útero, el cáncer de endometrio, el cuarto cáncer más común entre las mujeres después del de mama, del cáncer del pulmón y del cáncer del colon (en los Estados Unidos).

Para llegar a estos resultados, unos investigadores del Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos hicieron un seguimiento de casi 25 años de los datos de más de 23 mil mujeres que respondieron a un cuestionario detallado sobre su estilo de vida, sus hábitos alimenticios y su historia médica. Al inicio del estudio, en 1986, las mujeres tenían 62 años en promedio. Desde entonces, los investigadores siguieron al grupo de manera anual en busca de la incidencia de cáncer y así detectaron que, al llegar al 2010, 506 mujeres tenían cáncer del endometrio de tipo 1 y 89 habían desarrollado el tipo 2 de esta enfermedad (el más grave).

Recuerda que el endometrio es el revestimiento interior del útero. Por eso, el cáncer del endometrio es el tipo más frecuente de cáncer del útero, que afecta principalmente a las mujeres entre los 50 y los 65 años de edad, luego de la menopausia. También tienen más riesgo de desarrollar esta enfermedad las mujeres obesas, las que han seguido alguna terapia con estrógenos a largo plazo (como en el tratamiento para la osteoporosis), las que tienen presión arterial alta y diabetes y las que toman el tamoxifeno (Nolvadex) para el tratamiento del cáncer de mama.

Al evaluar el estilo de vida de las mujeres que participaron, los investigadores detectaron que todos los azúcares aumentaban el riesgo de desarrollar cáncer del endometrio del tipo 1, pero las bebidas endulzadas con azúcar parecían tener un efecto mayor. Luego de controlar otros factores, las participantes que consumían más bebidas azucaradas tenían un riesgo 74 veces más alto de desarrollar esta enfermedad, en comparación con las que menos consumían estas bebidas.

Una posible explicación para esta relación es que, según consideran los investigadores, en comparación con la mayoría de los azúcares de la dieta, las bebidas azucaradas hacen que la glucosa en la sangre suba a los niveles más altos y luego caiga a los más bajos, lo que podría incrementar el riesgo del cáncer.

Esta no es la primera investigación que ha vinculado al consumo de sodas con problemas de salud. Por eso, no faltan los motivos para limitar la cantidad de las bebidas azucaradas que incluyes en tu dieta ya que, por ejemplo, se han asociado a otras condiciones como diabetes tipo 2, sobrepeso y obesidad (y todos los riesgos que estas conllevan), aumento de la presión arterial (uno de los factores que pone en riesgo la salud del corazón), daño en los dientes, enfermedades en los riñones e hígado graso.

Si eres de los que no puede dejar de consumir bebidas azucaradas y crees que el agua pura no tiene sabor, debes saber que hay alternativas más sanas y naturales de darle sabor a tus bebidas. Puedes agregar cascaras de cítricos al agua, unas hojitas de menta o tomar té frío con limón (sin azúcar, claro), entre otras opciones. Y por supuesto, recuerda que beber agua, es la mejor manera de mantenerte hidratada de manera saludable.

Imagen © iStockphoto.com / Boarding1Now

Comentarios