Comparte este artículo:

Desde que somos niños, hemos escuchado que las vitaminas son esenciales para la salud. Nos han advertido que comamos nuestras verduras y que no olvidemos las frutas pues están cargadas de vitaminas. Sin embargo, poca gente sabe en realidad definirlas y por qué son tan importantes para crecer sanos y fuertes.

“¡Cómete la ensalada, que está llena de vitaminas!” – habrás escuchado decir a tus padres y ahora, tú les repites lo mismo a tus hijos. Sin embargo, pocas personas saben en realidad qué son las famosas vitaminas.  Por instinto, sabemos que se encuentran en la comida y que también se pueden comprar frasquitos que las contienen en forma de pastillas, para tomarlas como suplemento. También sabemos que son esenciales para la salud. ¿Pero qué son las vitaminas a ciencia cierta?

Las vitaminas son compuestos necesarios para la vida: nuestro cuerpo las necesita para funcionar. Se encuentran en los alimentos que consumimos, pero algunas personas, aunque lleven una dieta saludable, toman suplementos para asegurarse de que reciben su dosis diaria de vitaminas. La razón para que así sea es que muchas vitaminas indispensables para estar sanos no son fabricadas o sintetizadas por el cuerpo. Es decir, que sólo es posible obtenerlas a través de la dieta y los suplementos.

En el caso de los niños, las vitaminas son un asunto muy importante. Es en esta etapa de la vida donde nos desarrollamos y crecemos rápidamente. Por eso, es indispensable que la dieta de los niños sea rica en vitaminas. ¿Cómo? La clave es comer diferentes alimentos, pues cada uno contiene vitaminas diferentes. En la variedad está el placer y también las vitaminas que necesitas.

Los niños que necesitan tomar suplementos vitamínicos lo deben hacer por recomendación del médico, pues el exceso de vitaminas también puede ser peligroso.

Pero ahora que sabes que son indispensables, ¿qué te parece si estudiamos de cerca cuáles son las vitaminas que necesitas y qué función cumplen en el organismo?

  • Vitamina A: es necesaria para tener una buena visión, dientes sanos, mucosas, tejidos blandos y membranas de la piel sanos. También se conoce como retinol porque produce los pigmentos en la retina del ojo. Se encuentra en la leche fortificada, el hígado, los vegetales y frutas color naranja (melón sandía, zanahoria) y los vegetales de hoja verde oscura (como la espinaca)
  • Vitaminas del grupo B: incluyen la vitamina B1, B2, B6, B12, niacina, ácido fólico, biotina, ácido pantoténico. Son esenciales para el metabolismo, o en otras palabras, para ayudar a tu cuerpo a tener energía y liberarla cuando es necesario. También ayudan a la creación de los glóbulos rojos, los cuales llevan el oxígeno a todo el cuerpo. Se encuentran en los granos integrales, el pescado y los mariscos; los huevos; el pollo y la carne; la leche y sus derivados; fríjoles (o habichuelas) y chícharos (arvejas) y los vegetales de hoja verde.
  • Vitamina C: es indispensable para los tejidos del cuerpo como las encías y para mantener los músculos en buena forma. Además, ayuda a sanar heridas y a combatir infecciones. La encuentras en las frutas cítricas (naranja, mandarina), las fresas (frutillas), el brócoli, los tomates, el kiwi y los pimientos (ajíes) rojos.
  • Vitamina D: Es indispensable para tener los huesos y dientes fuertes. Además, ayuda a que tu cuerpo absorba el calcio. El cuerpo la puede crear cuando nos exponemos al sol, o también la puedes obtener de: pescado, leche fortificada, yemas de huevos, hígado, cereal fortificado.
  • Vitamina E: Esta vitamina protege a tus células y a tus tejidos de los daños causados por los radicales libres (es antioxidante). Es importante para la salud de los glóbulos rojos. La puedes encontrar en los granos integrales, el germen de trigo, los vegetales de hoja verde, los aceites vegetales como de girasol, canola y oliva, las nueces y semillas, y las yemas de los huevos.
  • Vitamina K: cuando te cortas y te sale sangre, la vitamina K, sale al rescate. Es ella la encargada de coagular la sangre, para que no haya hemorragias. La puedes encontrar en los vegetales de hoja verde, los productos lácteos, el brócoli y el aceite de soya.

Para asegurar que tus niños estén consumiendo todas las vitaminas que necesitan para estar fuertes y sanos, te aconsejo que hagas que su plato sea como un arco iris. La variedad de colores en los vegetales, las frutas y las proteínas es un indicador de que te estás alimentando bien y balanceadamente.

¿Qué puedes hacer si no estás seguro(a) de si tu hijo(a) está consumiendo las vitaminas necesarias?

En ocasiones, muchos niños pueden ser complicados para comer. Sin embargo, según los especialistas en el tema, el hecho de que no coman “de todo” no necesariamente significa que tienen deficiencias en su nutrición. Muchos alimentos como el cereal, el jugo de naranja y la leche actualmente vienen fortificados con vitaminas como la D y otros nutrientes como el calcio. Así que puede ser que tu hijo(a) no tenga problemas de nutrición aunque te preocupes porque no come suficiente. Sin embargo, es una buena idea que consultes con el  o la pediatra en el caso de que tu hijo(a):

Puede que en estos casos sea necesario que el niño o la niña tengan que tomar un suplemento vitamínico.

Siempre consulta con un especialista calificado (tu médico o un dietista registrado) si tienes dudas acerca de la nutrición apropiada de tus hijos y haz lo posible por incluir una variedad de alimentos en su dieta diaria, ya que las vitaminas son indispensables para tener una buena salud. Y también recuerda que muchas veces te puede parecer que tu niño(a) no come, pero en realidad él o ella come mas de lo que tu piensas, aunque sean delicados para comer.  Los niños balancean sus comidas en un periodo de varios días, no comida por comida ni incluso día por día. Además, hay muchas cosas divertidas que puedes hacer con las comidas para que coman una variedad de comidas y que deben estar en un peso sano, no “gorditos” para estar saludables.

 

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2012.

Imagen © Shutterstock.com / DeeMPhotography

 

Comentarios