Las vitaminas son muy importantes para los niños. Son necesarias para su desarrollo y crecimiento.  Pero esto no quiere decir que necesitan suplementos vitamínicos, al menos que se los recomiende el médico, ya que el exceso de vitaminas también les puede hacer daño. Lo mejor es que reciba su dosis diaria de vitaminas en sus alimentos.

Los niños necesitan vitamina A, las vitaminas del grupo B, vitamina C, vitamina E y vitamina K, así como otros nutrientes como el Calcio. Todos estos se obtienen en una dieta balanceada. La vitamina D también se produce por la exposición al sol.

Lo mejor es darles una dieta muy colorida. La variedad de colores en los vegetales, las frutas y las proteínas indican que se están alimentando bien y balanceadamente.

Si tu hijo no come bien, o no come una dieta balanceada, si tiene algún problema de crecimiento o desarrollo, si tiene un desorden alimenticio, si es alérgico a algún alimento, si lleva una dieta vegetariana estricta (vegana) o si no recibe suficiente sol, podría necesitar un suplemento. Consulta con tu médico o con un(a) dietista calificada y registrada.

 

Imagen © iStock / Gustavo Andrade

Comentarios