Comparte este artículo:

Los accidentes cerebrovasculares son en Estados Unidos la cuarta causa más importante de muerte y la principal razón para sufrir discapacidades. La “Mayo Clinic Health Letter” nos habla sobre los accidentes cerebrovasculares y cubre los riesgos, la prevención, las señales de advertencia y las alternativas de tratamiento.

¿Qué es lo que ocurre? Un accidente cerebrovascular ocurre cuando repentinamente se presenta una alteración en la provisión de sangre hacia ciertas zonas cerebrales. Noventa por ciento de los accidentes cerebrovasculares son del tipo isquémico, que ocurre cuando las arterias del cerebro se estrechan o bloquean, ocasionando una grave disminución del flujo sanguíneo. Igualmente graves, aunque menos comunes, son los accidentes cerebrovasculares de tipo hemorrágico, que ocurren cuando estalla un vaso sanguíneo del cerebro o cuando empieza a sangrar una arteria cerebral. Ambos tipos de accidentes cerebrovasculares pueden ocasionar muerte o daño neuronal que deriva en cambios temporales o permanentes de la mente y/o del cuerpo.

¿Cuáles son las señales de advertencia? Los síntomas podrían presentarse repentinamente, y a veces solo duran poco tiempo. Además, pueden presentarse en diferentes combinaciones. Los síntomas normales incluyen entumecimiento, debilidad o parálisis en un lado de la cara o cuerpo; dificultad para hablar o entender a los demás; visión borrosa, disminuida o doble; mareo, problemas para caminar o pérdida del equilibrio; y la rápida aparición de un fuerte dolor de cabeza.

¿Por qué se debe tratar urgentemente? El éxito del tratamiento depende de la prontitud con que se lo realice. Uno de los medicamentos más eficaces para el accidente cerebrovascular de tipo isquémico debe administrarse durante las primeras 4 horas y media de iniciado.  

¿Qué es el accidente isquémico transitorio? Un accidente isquémico transitorio (AIT), también conocido a veces como mini accidente cerebrovascular, consiste en un evento breve de síntomas similares a los de un accidente cerebrovascular. Igual que en el accidente cerebrovascular isquémico, el AIT ocurre cuando el flujo sanguíneo hacia una parte del cerebro sufre una obstrucción debido a la presencia de un coágulo o de placa. El bloqueo es temporal y los síntomas normalmente desaparecen en cuestión de una hora. Algunos de los síntomas pueden durar algunos minutos, pero no se deben ignorar los síntomas fugaces. Una persona puede estar sufriendo un accidente cerebrovascular incluso cuando desaparecen los síntomas, de manera que todo aquel que presente síntomas de un accidente cerebrovascular debe buscar atención médica de inmediato.

¿Cuáles son los factores de riesgo? Algunos factores de riesgo no se pueden modificar. Los antecedentes familiares desempeñan una función en los accidentes cerebrovasculares, igual que la edad. El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular se duplica con cada década cumplida a partir de los 55 años. Los hombres corren más riesgo que las mujeres. Los estadounidenses de raza negra son más proclives a sufrir accidentes cerebrovasculares que otros grupos étnicos. La diabetes sin control, las enfermedades cardíacas y la apnea obstructiva del sueño aumentan el riesgo para un accidente cerebrovascular. Los riesgos controlables, por su parte, incluyen la hipertensión, los niveles insalubres de colesterol, el fuerte consumo de alcohol y la inactividad.

¿Puede ocurrir un segundo accidente cerebrovascular? El sobreviviente de un accidente cerebrovascular corre más riesgo de sufrir un segundo. Dentro de los primeros cinco años, 24 por ciento de las mujeres y 42 por ciento de los hombres sufre otro accidente cerebrovascular.

¿Cómo se previene un accidente cerebrovascular? Los accidentes cerebrovasculares y su recurrencia generalmente pueden prevenirse disminuyendo los factores de riesgo y sometiéndose a un tratamiento preventivo. Lo prudente es conversar con el médico respecto a los riesgos personales para sufrir accidentes cerebrovasculares y sobre las tácticas de prevención.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2013 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imagen © iStockphoto.com / Baris Simsek

Comentarios