Comparte este artículo:

La embolia pulmonar se presenta cuando el flujo sanguíneo vital hacia el tejido pulmonar se obstruye en una o más arterias, y puede ser mortal si el paciente no recibe tratamiento oportunamente. La “Mayo Clinic Health Letter” explica la afección, los síntomas comunes, los factores de riesgo y las alternativas de tratamiento.

La sangre, por lo general, circula libremente por las arterias y venas. La embolia pulmonar se produce cuando un fragmento de un coágulo sanguíneo se desplaza desde otra parte del cuerpo y a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones. Estos peligrosos coágulos generalmente se forman en las venas grandes de las piernas o pelvis, afección que se conoce como trombosis venosa profunda.

Síntomas

Los síntomas pueden variar ampliamente, dependiendo de cuánto se afectó el pulmón, y del tamaño, cantidad y ubicación de los coágulos. Las personas con alguna enfermedad cardíaca o pulmonar subyacente son más proclives a presentar síntomas, tales como:

  • Falta de aire repentina, sea en reposo o en actividad
  • Dolor agudo en el pecho que puede empeorar con la inhalación
  • Mareo o desmayo
  • Sibilancia del pecho o jadeo
  • Piel fría y sudorosa o azulada
  • Taquicardia o arritmia cardíaca
  • Sudoración excesiva
  • Pulso débil

Algunas personas no presentan ningún otro signo o síntoma, aparte de los vinculados a la trombosis venosa profunda que podrían incluir enrojecimiento, hinchazón o dolor en la pierna.  

<!–nextpage–>

Factores de riesgo

El riesgo de una embolia pulmonar aumenta con la edad, especialmente después de los 60 años. El riesgo también aumenta con:

  • Períodos prolongados de inactividad, debido a una hospitalización, al reposo en cama, e incluso por permanecer sentado largo rato durante un viaje
  • Algunas enfermedades, entre ellas los traumatismos y fracturas óseas, los trastornos neurológicos que impiden utilizar alguna pierna, los trastornos autoinmunes, algunos tipos de cáncer y una trombosis venosa profunda anterior
  • Una cirugía, especialmente algún procedimiento ortopédico que involucre la cadera, la rodilla o la pelvis; una neurocirugía mayor o una cirugía para cáncer
  • Exceso de peso y tabaquismo

Tratamiento

La embolia pulmonar, a pesar de que se considere una emergencia médica, puede ser difícil de detectar. Los síntomas pueden parecerse a los de un ataque cardíaco, de la insuficiencia cardíaca o de la neumonía. A fin de confirmar el diagnóstico, el médico podría solicitar algunos exámenes de sangre y una angiografía por tomografía computarizada o una ecografía. Los tratamientos más comunes consiste en la administración de anticoagulantes para licuar la sangre o disolver el coágulo.

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Copyright © 2013 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Comentarios