Comparte este artículo:

Hay muchas pruebas para la detección del cáncer. Entérate sobre las que proporcionan el mayor beneficio con el menor daño potencial y al menor costo.

No hay duda que todos quisiéramos reducir la incidencia del cáncer y en este caso, sabemos que la detección temprana generalmente puede ayudar a mejorar el pronóstico. Pero las estrategias para los estudios de detección del cáncer en las personas sanas varían en intensidad y las de mayor intensidad no siempre son las que proporcionan más valor. El American College of Physicians, basado en recomendaciones de otras organizaciones, evaluó los estudios para la detección de cinco tipos de cáncer muy comunes e hizo recomendaciones acerca de cuáles proporcionan mayor valor para la población en general.

Obviamente que aún con los mejores métodos de detección del cáncer no podemos prevenir que algunas personas fallezcan debido a esta enfermedad, pero si podemos mejorar su pronóstico y/o curar a algunas de ellas. Además, si elegimos qué estudios debemos realizar en que personas y a qué edad se deben de realizar, y lo hacemos adecuadamente, podemos hacer que el beneficio sea mayor al daño, y podemos ahorrar dinero en el proceso. Esto es parte de lo que motivó a los investigadores del American College of Physicians (Colegio Americano de Médicos o ACP, por sus siglas en inglés) a iniciar esta evaluación que se basó en recomendaciones de organizaciones como la Asociación Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), American Academy of Family Physicians (AAFP), American Congress of Obstetricians and Gynecologists (ACOG), American Urological Association, American Gastroenterological Association y el U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF).

El fin era determinar cuáles eran las estrategias o evaluaciones que proporcionaban mayor valor (más beneficio con menos daño y a menor costo), eliminando las estrategias o evaluaciones que proporcionaban menor valor (menos beneficio con mayor daño potencial y costo). Desde luego las estrategias de alta intensidad procuran maximizar la detección del cáncer, y el valor se optimiza al encontrar la intensidad que encuentra el mejor balance entre los beneficios, los daños y el costo.

Como ninguna de las organizaciones mencionadas anteriormente calcula el costo en sus recomendaciones, el ACP utilizo estudios del Physician Data Query system del National Cancer Institute, UpToDate, y del Cancer Intervention and Surveillance Modeling Network del National Cancer Institute con este fin.

Los cinco tipos de cáncer que se estudiaron son:

  • Cáncer del seno
  • Cáncer cervical, del cuello de la matriz o cérvico-uterino
  • Cáncer del colon o colorrectal
  • Cáncer del ovario
  • Cáncer de la próstata

Esta columna es un resumen de sus hallazgos reportados en el Annals of Internal Medicine.

Cáncer del seno

Recomendaciones por el ACP:

  • Mujeres entre 40 y 49 años
    • Mamografía (de película) – Frecuencia: decisión compartida entre el médico y la paciente
  •  Mujeres de 50 y mayores
    • Mamografía (de película)
    • Examen clínico por el médico
    • Mamografía digital
    • Resonancia magnética (MRI)
    • Auto-examen regular

Las recomendaciones varían de acuerdo a otras organizaciones. Por ejemplo, la Asociación Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) y ACOG siguen recomendado la mamografía anual a partir de los 40 años y ACS recomienda un examen clínico por el médico en las mujeres a partir de los 20’s, entre otras variaciones.

La ACP no recomienda la mamografía anual porque considera que puede haber lesiones que se sobre-diagnostiquen o se traten de más que quizá nunca hubiesen progresado o causado problemas y que el costo aumenta.

Cáncer cervical

 Recomendaciones por el ACP:

  •  Mujeres menores de 21 años
    • No hacer ningún examen de detección
  • Mujeres de 21 a 65 años
    • Papanicolau (Pap), cada 3 años
  • Mujeres de 30 a 65 años
    • Pap y Prueba de VPH o detección combinada, cada 5 años
  • Mujeres mayores de 65 sin riesgo de cáncer, con detecciones normales anteriores
    • No se recomienda ninguna prueba
  • Mujeres con cáncer cervical que tuvieron histerectomía y no tienen cervix (cuello de la matriz), sin antecedentes de lesiones pre-cancerosas de alto grado
    • No se recomienda ninguna prueba

En este caso todas las organizaciones están de acuerdo que se inicien los estudios de detección del cáncer cervical a los 21 años con la citología cervical conocida como prueba de Papanicolau o Pap. Dependiendo de la organización, a los 30 años recomiendan agregar la prueba del virus del Papiloma Humano (VPH) cada 3 a 5 años. Y, si se han tenido estudios negativos, se puede dejar de hacer el estudio de Papanicolau a los 65 años.

Cáncer de colon o colorrectal

Recomendaciones por el ACP:

  • Todos los adultos
    • Evaluación individual de riesgo con una frecuencia de acuerdo al riesgo
  • Adultos mayores de 50 años
    • Prueba de sangre oculta en heces (FOBT de alta sensibilidad o la prueba FIT en heces), anualmente
    • Sigmoidoscopía flexible, cada 5 años
    • Colonoscopía (ver nuestro video), cada 10 años
    • Cualquiera de estas pruebas dependiendo de los beneficios, daños, disponibilidad y preferencia
  • Adultos 50-74 años
    • FOBT de alta sensibilidad, anualmente
    • Sigmoidoscopía flexible sola o combinada con FOBT, cada 5 años para la sigmoidoscopía, cada 3 para la FOBT
    • Colonoscopía, cada 10 años
    • Tomografía computarizada y prueba de DNA fecal, no se tienen suficientes datos para evaluar daños y beneficios
  • Adultos 75-84 años
    • No se recomiendan pruebas de detección rutinarias. Puede haber algunas excepciones.
  • Adultos mayores de 75 años con esperanza de vida de menos de 10 años
    • No se recomienda ninguna prueba
  • Adultos mayores de 85 años
    • No se recomiendan pruebas de detección.

Todas las organizaciones están de acuerdo en la importancia de los estudios de detección del cáncer colorectal en las personas entre los 50 y los 75 años. Tanto la prueba de sangre oculta en heces de alta sensibilidad (FOBT, por sus siglas en inglés), como la prueba inmunoquímica fecal (FIT, por sus siglas en inglés), como la sigmoidoscopía flexible, la colonoscopía se han aprobado (algunas de ellas combinadas) por todas las organizaciones como métodos aceptables para la detección del cáncer colorrectal den diferentes intervalos. Otras, como la prueba de DNA fecal (también conocido como Cologuard), todavía requiere de más estudios para ser totalmente aceptado.

Cáncer de ovario

Recomendaciones por el ACP:

  • Mujeres adultas
    • CA-125 y ultrasonido trans-vaginal – no se recomienda
    • Examen pélvico – no se recomienda

Curiosamente, todas las organizaciones están en contra de los exámenes pélvicos y de realizar la prueba CA-125 para la detección del cáncer del ovario así como de los ultrasonidos trans-vaginales. Los estudios sugieren que en la mujer promedio esta estrategia no proporciona beneficios y aumenta el daño y el costo.

Cáncer de la próstata

Recomendaciones por el ACP:

  • Hombres de 50-69 años
    • PSA: Recomienda informar al paciente acerca de el limitado beneficio potencial y el posible daño de la prueba de detección del cáncer de la próstata. Y que sólo se haga después de esta discusión. Recomienda discutir que no se ha especificado la frecuencia con que se debe hacer. Y que el aumentar el intervalo reduce el daño.
    • Examen rectal (DRE) – no da recomendaciones
  • Los hombres que no expresan preferencia de tener detección
    • PSA – no se recomienda
  • Los hombres menores de 50 y los mayores de 69 y/o con esperanza de vida menor a 10 años
    • No se recomienda ninguna prueba

Todas las organizaciones están de acuerdo en la importancia de proporcionar la información al paciente acerca de las limitaciones del antígeno prostático (abreviado PSA). Sin esta discusión, los resultados del examen pueden aumentar no sólo los costos sino los tratamientos innecesarios.

Obviamente cada paciente es diferente y tiene diferentes factores de riesgo. También es importante considerar que estos estudios son los que recomienda la ACP para pacientes asintomáticos (que no tienen síntomas) ni signos (durante un examen físico por el médico).

Lo más importante es que te mantengas informado y que hables con tu médico sobre las mejores opciones para ti.

 

Publicación original: 2015

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / choja

Comentarios