Comparte este artículo:

Para la amplia mayoría, el sudor nocturno no significa ningún problema médico.

ESTIMADA MAYO CLINIC: A pesar de que soy hombre, varias veces por semana tengo sudor nocturno que empeora al amanecer.  ¿Me podrían explicar la posible causa y ofrecer tratamiento?

RESPUESTA del Dr. J. Taylor Hays, Medicina Interna General, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, Estados Unidos:

La mayoría de gente que sufre de sudor nocturno se preocupa porque cree que es indicativo de alguna enfermedad grave subyacente.  Sin embargo, el sudor nocturno es bastante común y para la amplia mayoría de gente no significa ningún problema médico.

Generalmente se le pregunta al paciente cuánto suda, porque tener un poco de sudor en la ceja o en la almohada no es nada raro durante la noche.  Eso sucede porque el cerebro reajusta la temperatura corporal que normalmente varía desde su punto más alto al atardecer, hasta el más bajo al amanecer.  La mayoría de gente soluciona el problema del sudor nocturno ajustando la temperatura de la habitación o disminuyendo la cantidad de mantas de la cama.

En su caso, si el sudor es tanto que lo obliga a levantarse de la cama y cambiarse porque el pijama o las sábanas están mojadas, entonces la situación es más importante y podría tratarse del efecto secundario de medicamentos, como los antidepresivos o la terapia hormonal, o señalar la presencia de una enfermedad subyacente.

El sudor nocturno también puede vincularse a una infección.  Si usted hace poco tuvo una infección respiratoria menor, por ejemplo, la presencia de un poco de fiebre puede derivar en más sudor por la noche porque su cuerpo quizás exagera la forma en que reajusta la temperatura corporal normal para el día y la noche.

Entre otras infecciones más graves que podrían causar sudor nocturno están la tuberculosis, diferentes infecciones bacterianas, las enfermedades micóticas y otras afecciones raras y/o más crónicas, como trastornos del sistema nervioso o de las glándulas del cuerpo que producen hormonas (sistema endocrino).  En ocasiones, enfermedades como el cáncer también elevan la temperatura y ocasionan sudores nocturnos.  Por tanto, lo aconsejable es consultar al médico cuando el sudor nocturno es un síntoma nuevo, sobre todo si se presenta junto a otras señales de alarma como fiebre, cambios en el apetito (especialmente disminución del mismo), pérdida de peso, hinchazón de los ganglios linfáticos y/o aparición de sarpullido.

Incluso ante la ausencia de aquellos síntomas que constituyen señales de alarma, cuando el sudor nocturno es algo nuevo y preocupante u ocurre regularmente e interrumpe el sueño, el asunto amerita una visita al médico.

Si en su caso no existe ninguna enfermedad subyacente, pero ni ajustando la temperatura de la habitación ni disminuyendo la cantidad de mantas de la cama se resuelve el problema, quizás desee consultar con el médico sobre algún tratamiento para la acidez estomacal, o sea el reflujo del ácido del estómago hacia el esófago (órgano hueco que conecta la garganta con el estómago).  La literatura médica informa que el sudor nocturno puede vincularse al reflujo del ácido, problema relativamente común durante la noche entre las personas adultas.  Si bien en mi ejercicio médico no he visto muchos casos para sustentarlo, creo que no sería nocivo realizar un intento simple tomando un medicamento para disminuir la producción nocturna de ácido durante algunas semanas, y eso podría solucionar el problema.

 

Para más información de la Mayo Clinic haz clic en el logotipo:

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2011 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados.

Imágen © iStockphoto.com / Ana Abejon

 

Comentarios