© iStockphoto.com / Jenny Swanson

Estamos entrando a la temporada de fiestas, lo que a menudo significa recibir amigos y parientes en nuestros hogares. Y todas queremos tener una casa limpia y saludable para la familia y los invitados. Seguramente te imaginas las horas que vas a pasar limpiando antes, durante y después de las visitas. Aquí te doy unos consejos para hacerte más simple la vida.

Disminuye el desorden:

Una de las maneras más rápidas de tener el hogar limpio es organizándonos. Incorpora la regla de “tócalo una sola vez” en tu hogar: Una vez que algo entra a tu casa, clasifícalo, guárdalo o descártalo inmediatamente para no caer en la trampa de tener que estar llevándolo de un lado a otro. Pídele al resto de la familia que haga lo mismo y que cada uno recoja sus cosas.

No decores demasiado:

No hay que exagerar con la decoración navideña. Puedes comprar luces, velas, lazos y coronas a precios muy convenientes; crearás un ambiente festivo y, a la vez, conservarás el orden. Compra cajas donde guardar todos los artículos de las Fiestas; así, en el futuro podrás organizar la decoración con rapidez.

Enséñales a los niños buenos hábitos durante todo el año:

Si tienes niños, ya sabes que es imposible que la casa esté impecable. Si puedes, usa sistemas de organización en sus habitaciones. Intenta usar bolsas de zapatos colgadas en la parte interna de la puerta para poner los juguetes o enséñales a guardarlos en un baúl o canasto. Estos hábitos no solo serán de ayuda durante las Fiestas, sino todo el año.

Dale prioridad a las habitaciones que más usas:

Limpiar toda la casa, dependiendo del tamaño, puede ser una tarea agobiadora. No lo hagas todo de una vez; si el trabajo es muy grande, te abrumarás y no terminarás nunca. Dale prioridad a las habitaciones que más usas y divide el trabajo en un par de días. La cocina, el baño y el dormitorio siempre tienen mucho tráfico, así que deberías comenzar allí. A continuación, sigue con los espacios públicos como el estudio, el comedor y la sala.

Usa productos de limpieza multiuso:

La mejor manera de comenzar es con productos de limpieza convenientes. Hay miles de productos que facilitan esta tarea. Existen trapeadores que exprimen el agua al retorcerlos para que no tengas que ensuciarte las manos. También hay escobillas para el inodoro y toallitas desinfectantes desechables que ayudan a hacer una limpieza rápida y a desinfectar las superficies sólidas. Usa paños de microfibra para sacudir el polvo a medida que circules por los espacios públicos, donde cualquier producto te agilizará la labor.

Si la necesitas, pide ayuda:

No seas una de esas personas que tienen que hacer todo por sí mismas o terminarás haciendo toda la limpieza sola. Pídele ayuda a tu cónyuge, a tus hijos, amistades o parientes. Limpiar o prepararte para las Fiestas con la ayuda de tus prójimos puede ser divertido y hasta convertirse en una tradición.

¡Felices fiestas!

Comentarios