Comparte este artículo:

¿Quién no quisiera tener una fórmula para prolongar la vida? Aunque no existen métodos infalibles y siempre puede haber imponderables, hoy conocemos distintos factores que nos ayudan a mejorar nuestras vidas y a prolongarlas. Un estudio nuevo suma evidencias sobre el poder de los frutos secos (los distintos tipos de nueces) para lograr este objetivo.

Una forma deliciosa de alargar la vida es comiendo frutos secos, de los que más te apetezcan. Es lo que concluye un estudio reciente según el cual, las personas que comieron una porción de frutos secos al día (de una onza o 28 gramos, que equivalen  de 16 a 24 almendras, de 16 a 18 anacardos o castañas de la India (cashews en inglés), o 30 a 35 cacahuates o maníes) lograron disminuir en un 20 por ciento el riesgo de morir de cualquier causa, durante tres décadas, en comparación con los que no los consumieron.

Para llegar a estos resultados, que fueron publicados en la revista New England Journal of Medicine, unos científicos del Centro de Cáncer Gastrointestinal del Instituto Oncológico Dana-Farber, en Boston, Estados Unidos, evaluaron el consumo de frutos secos en aproximadamente 119 mil estadounidenses sin antecedentes de accidentes cerebrovasculares o cáncer, durante los últimos 30 años. En el grupo se incluyeron a más de 76 mil mujeres del Estudio de Salud de las Enfermeras y a más de 42 mil hombres del Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud.

Los investigadores observaron en qué forma el consumo de nueces podría afectar a todas las causas de muerte y si se vinculaban con el riesgo de muerte por afecciones específicas, como las enfermedades cardíacas. Evaluaron dicho consumo al iniciar el estudio y luego cada dos a cuatro años, durante el tiempo en que duró la investigación.

Al evaluar los datos recolectados, los investigadores notaron que más de 16 mil mujeres y más de 11 mil hombres habían muerto, y detectaron que quienes consumían frutos secos tenían un riesgo de muerte más bajo:

  • Las que comían frutos secos una vez por semana tenían un riesgo de muerte un 11 por ciento menor.
  • Las que comían entre dos y cuatro porciones de frutos secos a la semana mostraron un riesgo de un 13 por ciento menor.
  • Las que consumían al menos siete porciones de una onza a la semana, redujeron su riesgo general de muerte en un 20 por ciento.

Además, los investigadores hallaron que las personas que comían frutos secos tendían a tener una mejor salud en general: eran más delgadas, tenían niveles de colesterol más bajos y menos riesgo de tener niveles elevados de glucosa (azúcar) en la sangre, comían más frutas y verduras y hacían más ejercicio que las personas que comían menos frutos secos o que no los comían.

Estos hallazgos se suman a otros que se refieren a los posibles beneficios que pueden ofrecer los frutos secos a la salud, pues durante los últimos años cada vez se han estudiado más y se han dado a conocer sus ventajas. Por ejemplo: mejoran la salud del corazón y la fertilidad del hombre. Y si temes que por su alto contenido de calorías, pueden atentar contra tu dieta para bajar o mantener el peso, también ha habido estudios que demuestran lo contrario, aunque como en todo, es importante la moderación.

Así es que ya lo sabes, si te gustan las nueces, disfrútalas. Incorpóralas a tu dieta y sigue sumando hábitos saludables que te permitan mejorar tu calidad de vida y vivir mejor por más tiempo.

Imagen © iStockphoto.com / Svetl

Comentarios