Las bebidas energéticas se han convertido en una especie de ritual para los adolescentes. Las toman de día y de noche, para no dormirse y poder seguir con sus actividades diarias y sus fiestas que nunca terminan. Además, las mezclan con alcohol sin saber que esta mezcla puede ser fatal.

La diversión de los adolescentes hoy en día, es algo seria. Se trata de jornadas maratónicas de eventos por la mañana, por la tarde y fiestas que van hasta la madrugada. Como dicen por ahí, “no hay cuerpo que lo resista”. Por eso, muchos adolescentes en el afán de mantenerse despiertos y disfrutando de las fiestas, muchas veces seleccionan medidas que resultan bastante peligrosas para la salud. Una de ellas es la de mezclar el alcohol con bebidas energéticas como RedBull y RockStar, que son los nombres con los que se conocen algunas de ellas.

La mezcla es tentadora y además, está al alcance de cualquiera. En todas las licorerías y los bares se venden las bebidas energéticas que además tienen colores y nombres llamativos y las ofrecen como una alternativa para poder tener ‘baterías’ o energía por más tiempo en las fiestas nocturnas. El problema está en que esas mezclas que algunos piensan que son inofensivas como el vodka con el RedBull, pueden causar intoxicaciones graves, pérdida del conocimiento y hasta la muerte.

Quienes se exceden con este tipo de combinación peligrosa entre un estimulante (las bebidas energéticas que contienen un exceso de cafeína) y un depresivo natural (alcohol) también pueden sufrir de problemas cardíacos serios. Una investigación recientemente publicada en la revista Pediatrics in Review, confirma que combinar estas bebidas con alcohol puede causar palpitaciones, hipertensión, obesidad y otros problemas severos en los adolescentes.  

Los autores de la investigación apuntan que consumir más de 100 mg de cafeína (lo que contiene una tasa de café) es peligroso para la salud de los adolescentes. ¿Sabes cuánto contienen las bebidas energéticas? 160 mg en una lata de 16 onzas. Ante el peligro que esto puede conllevar, los expertos recomiendan que para tener energía, lo mejor es comer una dieta saludable, hacer ejercicio y dormir las horas necesarias.

Las estadísticas demuestran que, a pesar de las advertencias, los adolescentes siguen usando bebidas energéticas durante el día para mantenerse activos y en la noche, las mezclan con alcohol para ‘disfrutar’ de sus fiestas. El 25% de los estudiantes entrevistados en 10 universidades de Carolina del Norte admitieron haber mezclado bebidas energéticas con alcohol en el último mes antes de que se publicara la investigación.

A esto se le suma que las visitas a los hospitales han aumentado a causa de la combinación de las bebidas energéticas y el alcohol. Cerca de 21,000 adolescentes han estado hospitalizados (entre el 2007 y el 2011) por el uso de estas bebidas. El 42% de los hospitalizados había mezclado las bebidas energéticas con alcohol.

Para muchos jóvenes la motivación para tomar estas bebidas combinadas incluye querer estar despiertos toda la noche, y disminuir la sensación negativa que les produce el alcohol durante el día. Pero ¡cuidado! Esto es un simple efecto que engaña al cuerpo y en realidad le hace mucho daño.

No te olvides que para divertirte no hace falta poner en riesgo tu salud y que para rendir con energía en tus actividades cotidianas, lo mejor es descansar y llevar una dieta sana.

Imágen © iStockphoto.com / Don Bayley

Comentarios