Comparte este artículo:

La eyaculación precoz es una de las formas más comunes de disfunción sexual masculina en todo el mundo. Por eso la ciencia continua buscando formas de tratar y mejorar esta condición. Aquí te contamos lo que un estudio reciente ha encontrado sobre un método experimental que podría ayudar a quienes tienen esta condición, congelando un nervio ubicado en el pene.

La eyaculación precoz es un tema del que pocos hombres quieren hablar, pero es muy común ya que  afecta entre un 20 a un 38% de la población masculina.  Los tratamientos actuales son muy variados. Van desde la terapia de comportamiento hasta el uso de medicamentos como cremas y ungüentos anestésicos, así como varios antidepresivos como Celexa (citalopram), Paxil (paroxetine), Prozac (fluoxetine), y Zoloft (sertraline).

Pero a pesar de la diversidad de tratamientos, hay muchos hombres que no logran superar la condición. Por eso se siguen buscando nuevos métodos para tratarla.

Por ejemplo, un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland, Estados Unidos, probó un nuevo tratamiento experimental para la eyaculación precoz en un grupo reducido de 24 hombres que tenían este problema y no podía resolverlo de la manera tradicional. Este tratamiento logró que sus erecciones se mantuvieran durante  un tiempo tres veces más largo que antes.

¿En qué consiste el nuevo tratamiento, que fue presentado en la reunión anual de la Sociedad de Radiología Norteamericana? En congelar un nervio del pene. Para lograrlo, los científicos introdujeron una aguja flexible desde el ombligo y con una diminuta cámara fueron guiándola hasta encontrar uno de los dos nervios dorsales del pene, cuya sobreactividad se ha relacionado con la eyaculación precoz. Una vez allí, seleccionaron al nervio en cuestión y lo congelaron.

Si bien todo esto puede parecer impresionante, no causa dolor aunque algunos de los participantes reportó haber notado una sensación de frío. Luego del tratamiento, y durante los tres primeros meses, los hombres lograron sostener la erección durante 110 segundos promedio, bastante más que los 36 segundos iniciales, aunque al pasar ese período algunos comenzaron a reportar que estaban eyaculando en menos tiempo.

Algunos especialistas cuestionan este método debido a que piensan que puede dejar secuelas permanentes en los hombres, aunque los investigadores afirman que no existiría dicho problema ya que sólo uno de los nervios es congelado mientras que el otro continúa funcionando normalmente.

Otra de las interrogantes derivadas del estudio es cuánto tiempo duran los efectos del congelamiento y si es necesario repetirlo, y en ese caso, cuántas veces y cada cuánto tiempo.

Estas preguntas siguen sin respuesta y los investigadores continúan evaluando la evolución del tratamiento hasta que llegue a los seis meses. Además, el estudio debe ser considerado como preliminar, y es necesario que se realicen más investigaciones para comprobar su eficacia.

Mientras tanto, lo mejor que se puede hacer para combatir la eyaculación precoz es enfrentarla y tratarla para mejorar tu vida sexual y la de tu pareja. Ten en cuenta que esta condición puede originarse por varias razones, como las que siguen:

  • Fisiológicas o físicas, como infecciones en la uretra posterior o por alteraciones en el sistema nervioso.
  • Psicológicas, como el estrés, la represión sexual, la ansiedad relacionada con el desempeño sexual, o problemas de pareja.
  • El uso de algunos medicamentos, como algunos antidepresivos, o el consumo de bebidas alcohólicas.

En la actualidad, existen medicamentos y cremas que pueden ser de gran ayuda, pero debes consultar a tu médico porque pueden tener efectos no deseados y hasta ser peligrosos para la salud. Además, para tratar la eyaculación precoz, a veces es necesario acompañar las medicinas con una terapia psicológica.

Si padeces de eyaculación precoz, asegúrate de hablar del tema con tu médico y de hacer todas las preguntas sin vergüenza. Eso es el principio de la solución, para poder gozar de una vida sexual plena.

Imágen © iStockphoto.com / drbimages

Comentarios