Comparte este artículo:

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, ha encontrado que un aumento en el consumo de productos lácteos fermentados y bajos en grasa, como el yogur (yogurt) y algunos quesos, reducen el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.  ¿Por casualidad forman estos alimentos parte de tu dieta?

La próxima vez que vayas al supermercado, conviene que no pases de largo por la fila de los productos lácteos.  Si no acostumbras consumirlos, échale una ojeada a la extensa selección de yogures que con seguridad encontrarás. Incluirlos en tu dieta de ahora en adelante, al igual que otros productos lácteos fermentados como el requesón (cottage cheese) y el queso fresco (fromage frais), te podrían ayudar a evitar el desarrollo de diabetes tipo 2.

Quizás pienses que no tienes que preocuparte por eso por ahora, pero te advierto que aunque te sientas bien y fuerte, no es una buena idea esperar a que surja una condición para tratarla, especialmente si puedes hacer algo para reducir el riesgo de desarrollarla, como la diabetes tipo 2. Quizás reúnes algunos factores de riesgo, pero la apatía y las pocas ganas de cambiar los hábitos de toda una vida te ayudan a restarles la importancia que merece. ¿Tienes sobrepeso, hipertensión y tus niveles de colesterol de baja densidad y de triglicéridos son altos? Entonces debes empezar a realizar cambios de inmediato, mucho más si tienes 45 años o más, si no haces ejercicio nunca o raras veces, y tienes antecedentes familiares de diabetes.

Para empezar, examina lo que comes actualmente y haz cambios positivos en tu dieta. Obviamente que hay que pensar en una alimentación saludable y balanceada con frutas, vegetales, granos integrales, pescado 2 veces a la semana, limitando las grasas (especialmente las grasas saturadas y las grasas trans), la cantidad de sal y controlando las porciones. Pero, incorporar el yogurt bajo en grasa y algunos quesos como el requesón y el queso fresco podrían ser parte de esta dieta sana y de un buen comienzo, ya que tienes el respaldo de un estudio reciente realizado en la Universidad de Cambridge. Aquí tienes los detalles:

  • Un equipo de investigadores, dirigidos por la Dra. Nita Forouhi, líder del grupo del programa de epidemiología nutricional del Consejo de Investigación Médica de dicha universidad, reunió datos de 4,255 hombres y mujeres que participaron en un estudio británico de gran escala, el EPIC-Norfolk.  En dicho grupo se encontraban 753 personas que contrajeron diabetes tipo 2 en los once años que duró el seguimiento, y 3,502 personas seleccionadas al azar con fines de comparación.
  • Al estudiar las dietas de esas personas, encontraron que el consumo total de productos lácteos, ya fueran altos o bajos en grasa, no se asociaron con casos nuevos de diabetes una vez que se tenían en cuenta otros factores importantes, como estilos de vida saludables, educación, niveles de obesidad y otros hábitos alimenticios. El consumo total de leche y queso tampoco se asociaron con el riesgo de diabetes.
  •  Sin embargo, y esta es la parte que más debe interesarte, las personas con el consumo más alto de productos lácteos bajos en grasa y fermentados, como el yogur, el queso fresco y el requesón, mostraron una reducción del 24% en el riesgo de desarrollar diabetes durante los once años que duró el seguimiento, en comparación con las personas que no los consumían.
  • Es más, el consumo de yogur por sí solo,  equivalente al 85% del total de los productos lácteos bajos en grasa fermentados,  se asoció a una reducción de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 un poco mayor, alrededor del 28%.
  • El riesgo más bajo se observó en personas que consumían unas 4.5 tazas (de 125 gramos/4.4 onzas) de yogur a la semana.
  • El riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 se redujo todavía más, cuando las personas comían yogur como merienda, en sustitución de otros alimentos ricos en calorías y sodio, como las papitas fritas.

Aunque el estudio no prueba una relación de causa y efecto entre el consumo de estos productos lácteos y la reducción de la diabetes, sí pone de manifiesto la importancia de lo que comemos por su impacto a largo plazo en nuestra salud.

Independientemente de los beneficios en cuanto a su posible papel en la disminución del riesgo de desarrollar diabetes ¿Qué beneficios pueden tener el incorporar estos alimentos en tu dieta? Que tanto el yogur como otros productos lácteos fermentados, te proporcionan calcio, magnesio, vitamina D (cuando están fortificados), y bacterias probióticas.

Con niveles cada vez más altos de diabetes tipo 2, impulsados por el sobrepeso y un estilo de vida sedentario, es hora de abrir los ojos y utilizar todas las armas que tengamos a nuestro alrededor que nos ayuden a evitarla.  Empieza a realizar cambios positivos en tu estilo de vida: mejora tu alimentación: incluye más frutas y vegetales, granos integrales, pescado y menos productos procesados, que contienen exceso de grasa y de azúcar y, considera incluir más yogur bajo en grasa, más quesos frescos. Y no te olvides de incluir más actividad física y de procurar mantener un peso sano – – este es el camino correcto para disminuir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. No esperes más, ¡empieza hoy mismo!

Imagen © Thinkstock / ipag

Comentarios