Comparte este artículo:

El corazón es el motor del cuerpo y cuando no anda bien, la vida misma se ve en peligro. Por eso es muy importante llevar una vida saludable que te permita mantenerlo sano. Incluso si ya has tenido algún problema cardíaco, es posible mejorar la salud del corazón con un poco de voluntad y constancia. ¡No dejes que ese estado de ánimo te ate a la cama y sigue un plan de rehabilitación cardíaca! Cada vez son más los estudios que demuestran sus beneficios. ¡Sácales provecho!

Antes se creía que las personas con problemas cardíacos no debían hacer esfuerzo físico porque era riesgoso para el corazón. Sin embargo, varias investigaciones que se fueron desarrollando durante los últimos años han demostrado lo importante que es volver a poner al cuerpo en movimiento luego de un infarto u otro problema relacionado con el corazón.

Por ejemplo, un estudio reciente desarrollado por unos investigadores de la Clínica Cleveland encontró que las personas que sufren de enfermedades del corazón y participan en programas de rehabilitación cardiaca pueden mejorar su capacidad para volver a re-establecer una frecuencia cardiaca normal tras el ejercicio. Esto es importante ya que los pacientes que logran recuperar una frecuencia cardiaca (pulso) normal viven más que aquellos cuyos corazones siguen acelerados durante más tiempo.

Para llegar a estos resultados, que fueron publicados en la revista Circulation: Journal of the American Heart Association, los investigadores examinaron a 1.070 pacientes con varias enfermedades cardiovasculares que se sometieron a la rehabilitación cardiaca en la Clínica Cleveland, Estados Unidos. La rehabilitación cardiaca incluía ejercicio supervisado por médicos, por lo general tres veces a la semana, durante 12 semanas, con un calentamiento de 10 a 15 minutos, 30 a 50 minutos de actividad aeróbica continua y un enfriamiento de 15 a 20 minutos.

Paralelamente, otra investigación que se hizo en Canadá encontró que un programa de rehabilitación cardiaca pareció reducir algunos de los factores de riesgo de un segundo accidente cerebrovascular (ACV), entre unos pacientes que habían sufrido ACV leves o los mini derrames conocidos como ataques isquémicos transitorios (AIT).

En este caso, los investigadores del Programa de Rehabilitación Cardiaca y Prevención Secundaria del Centro de Ciencias de la Salud de Londres en Londres, Ontario, observaron a 80 de 100 pacientes que habían sufrido un ACV o un AIT en el año anterior y que completaron un programa de rehabilitación cardiaca ambulatoria de 7,5 meses de duración.

Estos resultados son acordes a las recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón (AHA) y la Fundación del Colegio Americano de Cardiología (ACCF), que elabora en base a los resultados de las investigaciones científicas que van saliendo a la luz y permiten comprobar nuevas formas para evitar o prevenir problemas cardíacos. También coinciden con los datos que te comentábamos en otro artículo dirigido a las mujeres con problemas del corazón.

Recuerda que la rehabilitación cardíaca es un plan de ejercicios que debes realizar siempre bajo supervisión médica. Es posible que al principio, salir a caminar por los pasillos del hospital sea todo lo que necesites y el mayor esfuerzo que puedas pedirle a tu corazón.

Luego, los médicos te indicarán cuándo y cómo puedes empezar a hacer ejercicio. En general esperarán a que tus signos vitales (como la presión arterial y el pulso) estén estables, y poco a poco podrás ir aumentando el tiempo de la caminata hasta que salgas del hospital.

Cuando eso suceda, tu médico te indicará qué tipo de ejercicios son más seguros para ti de acuerdo con la gravedad del ataque que hayas tenido y de la reacción de tu corazón a éste o a una cirugía.

Probablemente te proponga seguir caminando y tal vez puedas empezar a montar en una bicicleta estática, a hacer ejercicios aeróbicos suaves, a nadar y a hasta levantar pesas (livianas, no exageres). Y todo eso lo debes hacer en el Programa de Rehabilitación Cardiaca de tu hospital o de un centro de salud cerca de tu casa, bajo constante supervisión de un médico.

Los Programas de Rehabilitación Cardiaca están especialmente diseñados para las personas que acaban de sufrir de un ataque o que tienen alguna enfermedad del corazón y buscan promover cambios importantes en su estilo de vida para reducir sus riesgos de volver a sufrir otro ataque: reducir el colesterol, la presión arterial, el exceso de peso, el estrés y el cigarrillo, entre otros.

Recuerda que tu corazón es el motor de tu vida, y después de un ataque necesita toda la atención que puedas darle para que se recupere como debe. Con ánimo y paciencia, a medida que vayas viendo los buenos resultados verás que el esfuerzo no sólo ha valido la pena, sino que hasta te dará más energía y te hará sentir mejor.

Imágen © iStockphoto.com / Alexander Raths

Comentarios