Comparte este artículo:

Hace unos años, poca gente cuestionaba el hecho de que la decisión más sana para los bebés, es vacunarlos. Sin embargo, hoy en día el panorama es diferente. Muchos padres de familia deciden no vacunar a sus hijos por temor a los riesgos que podrían tener las vacunas, varios de ellos infundados, como causar autismo, por ejemplo. Sin embargo, las vacunas protegen la vida de tu bebé y la ciencia lo ha comprobado por años. Sigue leyendo para que te enteres por qué vacunar a tu bebé tiene más ventajas que desventajas.

Juan y Lucía recuerdan la emoción ante el inminente nacimiento de su bebita. No se olvidan de la alegría y de las miles de felicitaciones y buenos deseos que recibieron. Sin embargo, también cuentan cómo les sorprendió la pregunta que muchos de sus amigos y allegados les hicieron: “ ¿piensan vacunar a su bebé?”. Para ellos, ponerle las vacunas era algo que no se ponía en duda, algo normal y rutinario que se hace para proteger al bebé de enfermedades graves que pueden prevenirse. Pero al ver que tanta gente les preguntaba, empezaron a dudar de si algo estaba mal en querer vacunar a su hija.

Por eso, decidieron informarse. En el internet, encontraron miles de artículos y referencias a los efectos adversos de las vacunas. Incluso, se toparon con grupos específicos que abogan por que no se vacune a los niños. Estos grupos se basan en que las vacunas son responsables del desarrollo de condiciones serias como el autismo (que ya se ha demostrado que no existe conexión en varios estudios a nivel internacional) y de reacciones graves que ellos dicen que se presentan con más frecuencia de la que en realidad ocurren. Entonces, Juan y Lucía empezaron a dudar y sentir miedo.

Pero antes de tomar decisiones basadas en lo que escucharon, consultaron con varios médicos y especialistas. Luego de informarse en sitios tan serios como la Organización Mundial de la Salud y la Academia Americana de Pediatría, entendieron que vacunar es una buena decisión para proteger la salud y la vida de los bebés. Comprendieron además, que si bien cualquier vacuna puede causar reacciones leves (fiebre, inflamación o hinchazón en el área en donde se aplica) y tiene un mínimo riesgo de causar alguna reacción grave, las probabilidades de que esto ocurra son mínimas en relación a los enormes beneficios de protegerlos contra enfermedades que pueden ser mortales.

Por eso, decidieron vacunar a su bebita y le recomiendan a todos los padres de familia que se informen antes de actuar.  Por eso, aquí te enumero algunas de las razones por las cuales, es bueno vacunar.

  • Vacunar a tu bebé lo protege de 14 enfermedades serias que afectan durante la infancia y pueden poner en riesgo su vida.
  • La incidencia de enfermedades que mucha gente cree que son asunto del pasado, es real. Todavía es posible contraer polio, paperas y tos ferina, las cuales tienen efectos devastadores en la salud, incluyendo la muerte de los bebés.
  • Antes de aprobar una vacuna, los científicos hacen estudios exhaustivos para determinar su efectividad y su seguridad. Las investigaciones relacionadas con las vacunas siempre están a la vanguardia.
  • Aunque los pequeños pueden experimentar incomodidad y dolor en el lugar de la inyección y algunos pueden desarrollar fiebre, estos efectos secundarios leves son mínimos en comparación con la gravedad de las complicaciones que pueden producirse gracias a las enfermedades que se pueden prevenir con dichas vacunas. Los efectos secundarios graves de las vacunas existen, pero se presentan muy rara vez.
  • Vacunar a tu bebé es proteger a tu familia y a tu comunidad. Cuando vacunas, ayudas a prevenir el contagio de enfermedades que pueden afectar a personas vulnerables, como aquellos que no pueden recibir vacunas debido a ciertas alergias, o a que están recibiendo algún tratamiento especial como la quimioterapia (para el cáncer, por ejemplo). En ese sentido, vacunar es un acto de amor y de respeto para con los demás.

Si quieres más información acerca de los beneficios de las vacunas, consulta con un especialista. Los médicos pueden recomendarte lo que es ideal para la salud de tu bebé y, desde luego, decisión final es tuya. ¡Infórmate!

Imagen © iStock / naumoid

Comentarios