Comparte este artículo:

El autismo es un trastorno del cerebro que afecta el desarrollo de un niño: impide que desarrolle sus habilidades sociales, de comunicación y/o de comportamiento dentro de lo que se considera normal, o sea que hay cierto grado de discapacidad. Normalmente se nota antes de que el niño o la niña cumpla 3 años. El autismo no es igual en todos los niños, por lo mismo, se le llama “espectro de trastornos de autismo”, que significa que hay diferentes niveles y tipos de autismo, y por eso es tan difícil identificar cuándo un niño sufre esta enfermedad.

Si tu hijo(a) es autista, tal vez notes alguna de estas señales:

  • Habla muy poco o nada y/o no presta atención cuando alguien le habla o lo llama, como si no escuchara.
  • No entiende gestos ni señales corporales. No puede mirar a los ojos.
  • Muy pocas cosas o actividades le llaman la atención. Mira fijamente algunos objetos por un tiempo largo. Le cuesta trabajo aceptar los cambios.
  • No le gusta que lo toquen o que se le acerquen y no comparte con los demás. Responde de manera agresiva cuando un desconocido intenta acercársele, cuando lo acarician o cuando interrumpen su rutina.
  • Repite comportamientos y movimientos una y otra vez y repite rutinas de forma dedicada obsesiva. Por ejemplo, comer siempre del mismo lado o seguir siempre el mismo proceso para dormirse.

Por el momento, no se ha descubierto una cura para el autismo, pero existen muchas alternativas para tratarlo, incluyendo terapia del comportamiento y del lenguaje, medicamentos y tratamientos alternativos. Además, existen muchas opciones para apoyar a los padres que tienen que afrontar esta difícil prueba en la vida: centros de cuidado, grupos de apoyo y especialistas. Busca ayuda. ¡No estás solo!

 

Imagen © iStock / Tramper2

Comentarios