iStock_000016006431XSmall_Palto

Parece de ciencia ficción pero puede ser real. Unos investigadores británicos han desarrollado una “nariz electrónica” que podría ser capaz de detectar el cáncer de la vejiga a través del olor de la orina de los enfermos. Sin bien por el momento el desarrollo se ha hecho de modo experimental, los hallazgos detectados hasta el momento sugieren un futuro prometedor.

El lector de olores (Odoreader), así se denomina la “nariz electrónica” diseñada y patentada por unos especialistas de las universidades británicas de Liverpool y Bristol, y el objetivo es de que en el futuro pueda detectar los gases que emite la orina (el aliento u otros efluvios) de un paciente con cáncer.

Específicamente, los investigadores están trabajando en el cáncer de la vejiga, que podría ser detectado en sus estadios iniciales a través del olor de la orina de los enfermos. La idea no surgió de casualidad sino que se basa en un estudio que se dio a conocer hace casi 15 años, en el cual se sugería que algunos tipos de cáncer emiten un olor particular, algo que quedó comprobado en 1999, cuando por primera vez se notó que la orina de los varones con cáncer de la vejiga emitían más cantidad de formaldehído que la de los hombres sanos.

Desde entonces, varios grupos de investigación trabajan en busca de un dispositivo que pueda lograr los mismos resultados. Tal fue el caso de este equipo de investigación, que desarrolló un dispositivo que funciona como un sistema de detección de compuestos orgánicos volátiles, como los que están presentes en la orina de los pacientes diagnosticados con cáncer (pero no en individuos sanos). Tras introducir la muestra de orina en el Odoreader, el dispositivo proporciona un diagnóstico en sólo media hora.  

Para desarrollar y probar este prototipo, los investigadores usaron 98 muestras de orina, 24 de pacientes con cáncer y 74 de personas sanas. Al analizar las muestras, la nariz artificial detectó la orina de los pacientes con cáncer con un 100% de exactitud. De todos modos, los autores insisten en que esta innovación todavía está lejos de poder ser usada de manera general, pues todavía es necesario que sea probada y validada en una muestra más grande de pacientes.

Por el momento, los resultados obtenidos se consideran prometedores. En especial porque el cáncer de la vejiga (que es un crecimiento de células anormales en la vejiga, el órgano que almacena la orina) tiene muy buen pronóstico si se detecta cuando todavía no está muy avanzado. Y, sobre todo, si se considera que los métodos de detección actuales son invasivos y molestos, ya que implican introducir un pequeño tubo flexible por la uretra (el orificio por donde sale la orina).

Los síntomas del cáncer de la vejiga, que es más común entre los hombres pero también puede desarrollarse en mujeres, pueden incluir:

  • Sangre en la orina
  • Dolor al orinar
  • Orinar con frecuencia
  • Infección en las vías urinarias
  • Dolor abdominal
  • Dolor de espalda

El cáncer de la vejiga, cuando se detecta a tiempo, puede tratarse con éxito, pero tiende a recurrir. Por esa razón, hay que seguir los exámenes de control durante muchos años después de que se finaliza el tratamiento, para evitar que vuelva a aparecer.

Mientras los científicos siguen trabajando en esta nariz electrónica, no dejes de consultar a tu médico si tienes alguno de los síntomas anteriores, para evitar y controlar el avance de la enfermedad, por si fuera cáncer en la vejiga o, para determinar qué te los está causando y resolverlo.

Imagen © iStockphoto.com / Palto

Comentarios