Comparte este artículo:

La lluvia, el mal tiempo y las tormentas son fenómenos naturales que se escapan de nuestro control. Pero lo que sí podemos controlar es lo que hacemos cuando suceden. ¿Te ha advertido tu mamá o tu abuelita que debes correr bajo techo cuando relampaguea? ¿O colgar el teléfono en cuanto escuches los truenos? ¿Sabes qué? Tienen razón. Muchas personas, no hacen caso y se olvidan del sabio proverbio que dice: más vale precaver que tener que lamentar. Aprende lo que tienes que hacer en caso de una tormenta eléctrica.

¿Te asustan los rayos y los relámpagos? Convierte ese miedo en un cauteloso respeto y aprende a protegerte. Te conviene saber que los relámpagos alcanzan a unas 400 personas al año (en los Estados Unidos) y de esos casos, entre 55 y 60 pierden la vida.  Los que sobreviven la descarga eléctrica muchas veces tienen que aprender a vivir con discapacidades y daños neurológicos permanentes. ¿Por qué arriesgarse? A continuación te brindamos varias medidas de seguridad recomendadas por la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA por su sigla en inglés).

Si la tormenta comienza mientras estás bajo techo (en tu casa o en un edificio):

  • Evita los circuitos eléctricos (los alambres, los cables), el agua y las superficies metálicas.  Cuando un relámpago cae en un edificio, la carga eléctrica puede desplazarse a través de las tuberías del agua y los cables eléctricos. Eso significa que puede afectarte si estás tocando el agua corriente o cualquier dispositivo o electrodoméstico conectado (ya sea un teléfono alámbrico o una tostadora). Si estás en la ducha, sal inmediatamente. Lo mismo si estás lavando platos o la ropa, cierra rápidamente la llave (el grifo). Aléjate de las puertas y las ventanas de metal. Eso sí, puedes hablar con seguridad a través de un teléfono inalámbrico o celular.
  • Espera a que todo se calme.  Aunque pare de llover, conviene no salir a la intemperie de inmediato. Los relámpagos pueden presentarse hasta a 10 millas (16 km) de distancia de la tormenta, con o sin lluvia. La forma más fácil de calcular a cuánta distancia está la tormenta es por el sonido del trueno (sonido que generalmente no viaja más allá de esas 10 millas). Si puedes escuchar el trueno, todavía hay peligro, aún cuando el cielo esté despejado. Si no tienes que salir por una necesidad imperiosa, quédate dentro de tu casa hasta que la tormenta se haya despejado por completo y no escuches más truenos.

Si la tormenta te atrapa a la intemperie:

  • Busca refugio en un lugar seguro en cuanto escuches un trueno, aunque sea a distancia.  Los edificios cerrados rodeados de alambres y plomería proveen la mejor protección.  Las cabañas, las áreas de acampar  y las terrazas cerradas no te protegerán adecuadamente de los relámpagos. Tampoco conviene que busques refugio en carritos de golf, o bajo estructuras de costados abiertos que no tengan vías conductoras para desviar la corriente. Si cae un relámpago, la vía de menos resistencia al suelo puedes ser tú. Si no encuentras un edificio sólido cercano, dirígete a un vehículo con techo de metal sólido y cierra todas las ventanas.
  • No te resguardes bajo un árbol. Los relámpagos a menudo caen en los árboles debido a su altura.  Cuando esto sucede el árbol conduce la corriente hasta el suelo y puede incluso explotar debido al gran calor que produce la corriente. Además, si hay vientos fuertes las ramas más grandes pueden partirse poniéndote en peligro.
  • Si estás al descubierto presta atención a tu cabello. Si lo sientes con estática o si escuchas un zumbido en el aire, la caída de un rayo puede resultar inminente. En ese caso, agáchate con los pies tocándose, coloca la cabeza sobre tus rodillas y cúbrete lo oídos. Esta posición reduce ligeramente el riesgo de un impacto directo, y reduce a un mínimo las lesiones en caso de que ocurra. Cuando la sensación de estática desaparezca, sigue moviéndote hasta que encuentres un edificio o un automóvil en el que puedas resguardarte.

Si estás conduciendo

  • El automóvil es un lugar seguro, pero no precisamente por las ruedas de caucho, como comúnmente se cree.  La carrocería de metal del automóvil te protege porque desvía la descarga eléctrica alrededor de la cabina del pasajero hacia el suelo. Pero evita tocar las partes metálicas del interior del automóvil, como las manijas de las puertas o los botones de la radio hasta que pase la tormenta.

Otras recomendaciones:

  • Presta atención a los reportes meteorológicos. Si anuncian tormentas, es preferible posponer actividades al aire libre, como encuentros deportivos, picnics o salidas al parque.
  • Aprende a interpretar las señales atmosféricas que indiquen que una tormenta se aproxima: cielos oscurecidos, relámpagos o vientos más fuertes. Actúa rápidamente y busca refugio bajo techo. No salgas hasta que hayan transcurridos unos 30 minutos desde que hayas escuchado el  último trueno.

Ahora ya tienes una idea más clara de lo que tú y tu familia pueden hacer en caso de que haya tormentas fuertes acompañadas de descargas eléctricas. No te confíes incluso dentro de tu propio hogar. Explícales bien las consecuencias a los niños para evitar accidentes que pueden tener consecuencias fatales. Recuerda que la información es tu principal arma ante el peligro y puede salvarte la vida.

Imágen © iStockphoto.com / Martin Fischer

Comentarios