Comparte este artículo:

¡Buena noticia para los diabéticos! Las investigaciones que hacen los científicos constantemente en busca de una cura para la diabetes, han dado como resultado el aviso de la creación de un páncreas artificial que puede ayudar especialmente a quienes tienen diabetes tipo 1. ¿De qué se trata este nuevo aviso? En Vida y Salud te mantenemos informado(a) sobre los avances en las investigación acerca de la diabetes.

Recordemos lo que hace el páncreas y qué sucede cuando tienes diabetes tipo 1. Cuando comemos, la glucosa (el azúcar) que contienen los alimentos ingresa al torrente sanguíneo (la sangre) y el páncreas produce una hormona llamada insulina. Esta ayuda a que la glucosa entre a las células del cuerpo, que la necesitan para obtener energía. Pero cuando se tiene diabetes tipo 1, el páncreas no produce insulina. A pesar de que el cuerpo obtiene la glucosa de los alimentos, la sangre no tiene cómo llevarla a las células que la necesitan.  Entonces la glucosa se queda flotando en la sangre y esto genera problemas de salud.  La solución, hasta ahora, es que quienes tienen diabetes tipo 1 se inyecten insulina o se la apliquen regularmente mediante una bomba.

Pero ¡hay buenas noticias! Unos investigadores anunciaron recientemente que están en el proceso de crear un “páncreas artificial” para ayudarles a los niños y a los adultos que padecen de diabetes tipo 1 a controlar mejor sus niveles de glucosa en la sangre, y que les falta muy poco para finalizarlo.  Los investigadores de la Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil presentaron sus avancen en las sesiones científicas de la Asociación Americana de la Diabetes y contaron que han hecho pruebas exitosas en situaciones de la vida real, como luego de comer mucho o tomar un vaso de vino. Hasta ahora lo han probado en 12 pacientes.

Pero ¿Cómo funciona esta tecnología del páncreas artificial? Consta de 3 partes:

1. Un monitor de glucosa que mide los niveles del azúcar en la sangre y determina cuál es su comportamiento durante todo el día. Esto es mucho más efectivo que pincharte el dedo para leer la glucosa a través de una gota de sangre que sólo proporciona información en ese momento. Este monitor se puede atar al cuerpo mediante un cable muy delgado.

2. Una bomba de insulina también atada al cuerpo que dosifica la insulina constantemente y puede ser ajustada.

3. Una computadora que permite que los dos mecanismos anteriormente descritos se comuniquen entre sí y trabajen en sintonía.

Según los autores de la investigación, el páncreas artificial podría estar disponible en pocos años (de hecho, las dos primeras tecnologías ya están disponibles) y pueden funcionar de manera segura.

La tecnología del páncreas artificial ha probado ser efectiva para controlar los niveles de glucosa en la sangre, en especial durante el sueño, reduciendo así las posibilidades de hipoglicemia, especialmente en los niños y en los adultos luego de cenar una comida abundante.

Este es sin duda un gran avance que trae esperanzas a las personas con diabetes tipo 1 para lograr un mejor control de su azúcar en la sangre. Sin embargo, hay que esperar a que continúen las pruebas clínicas y cruzar los dedos para que funcionen de maravilla para que esté disponible muy pronto. ¿Qué haríamos sin las personas que se dedican a investigar en medicina? ¡Qué bueno es saber que existen!

Comentarios