Comparte este artículo:

Un nuevo estudio brinda nuevas pruebas sobre cómo la cantidad de educación recibida podría ayudar a desarrollar el coeficiente intelectual de las personas. De ese modo, quedaría refutada la teoría que afirma que la inteligencia es hereditaria y está determinada por los genes al nacer.

¿Qué es la inteligencia? ¿Se adquiere o se hereda? ¿Hay alguna forma de medirla? ¿Es posible aumentarla o mejorarla? A pesar de todos los avances y descubrimientos científicos que se han logrado hasta la actualidad, estos interrogantes todavía siguen sin respuesta y generan controversias y posturas encontradas dentro de la comunidad científica.

Algunos consideran que la inteligencia es algo que se hereda y que está condicionada por los genes. De ser así, hagas lo que hagas, difícilmente podrías modificarla. Frente a ellos, otra rama de investigadores considera que la inteligencia es algo que cada uno va desarrollando con los años. En este sentido, cuán inteligente eres dependerá de la educación y de otros estímulos que vayas teniendo a lo largo de tu vida.

Tomando esta idea como premisa, un grupo de investigadores de las Estadísticas de Noruega, en Oslo, hizo un análisis a gran escala y encontró que los niños que reciben más educación podrían aumentar su Coeficiente Intelectual (CI o IQ, en inglés intelligence quotient) y por ende, desarrollar y ampliar su inteligencia.

El denominado Coeficiente Intelectual (también llamado cociente intelectual) (CI) es un modo comúnmente aceptado de medir el conocimiento mediante varias pruebas estandarizadas para medir las habilidades cognitivas de una persona en relación con un grupo de su misma edad. Muchos expertos ponen en duda su efectividad, y se cuestionan si en verdad es posible medir el conocimiento, si hay un modo único de evaluar la inteligencia o si existe sólo un tipo de conocimiento o hay varios.

Pero dejando de lado este debate, veamos lo que hicieron los investigadores noruegos para llegar a sus conclusiones, que fueron publicadas en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Para que puedas entender mejor el proceso, es necesario que tengas en cuenta dos cosas. Una es que a partir del año 1955, Noruega comenzó a alargar la educación intermedia obligatoria por dos años. Esto les permitió a los investigadores de la Universidad de Oslo analizar los efectos de la educación adicional en el CI. Lo segundo es que el estudio solamente abarcó a hombres para poder utilizar las mediciones del CI de la evaluación del servicio militar obligatorio noruego, al que se someten la mayoría de los hombres alrededor de los 19 años de edad (las mujeres no están incluidas en el servicio militar obligatorio y es por esta razón que optaron por no incluirlas en el estudio. Pero esto se debió a consideraciones prácticas y no a motivos discriminatorios).

Pues bien, utilizando los datos disponibles de los hombres nacidos entre 1950 y 1958, los investigadores observaron el nivel de escolaridad que obtuvieron alrededor de los 30 años y el nivel de CI medido a los 19 años cuando entraron en el servicio militar. Al comparar el CI de los hombres antes y después de la reforma educativa encontraron un efecto considerable: el promedio aumentó en 0.6 puntos, que se correlacionó con un aumento del CI de 3.7 puntos por cada año adicional de educación.

Este hallazgo sugiere que la educación no sólo tiene efectos a corto plazo sino también duraderos sobre las habilidades cognitivas de las personas. Además, las habilidades cognitivas, es decir la capacidad para aprender, también se relacionan con un amplio rango de factores sociales y económicos.

Estos resultados se refieren a los importantes efectos que puede tener la educación durante la adolescencia, sin contradecir ni restarle importancia a los probados efectos de las experiencias durante la niñez temprana sobre el aprendizaje.

En conclusión, los caminos del aprendizaje todavía están llenos de interrogantes y de recovecos a descubrir. Mientras tanto, nunca estará de más que estimules a tus hijos a desarrollar todo tipo de conocimientos y a que sientan que el aprendizaje es realmente como un juego de descubrimientos sobre el mundo que los rodea que debe continuar toda una vida.

Imágen © iStockphoto.com / monkeybusinessimages

Comentarios