Hola, soy la Dra. Aliza. Los bebés y los niños sólo saben que la inyección duele cuando les dan una vacuna, pero no saben que los protege contra varias enfermedades que pueden causar complicaciones serias.

Es cierto que la mayoría de los adultos saben esto, lo que no saben, es que para algunas vacunas, esta protección puede no durar por toda la vida. Este es el caso, con la vacuna de la tosferina que, además de ser una enfermedad muy contagiosa, puede causar unos ataques de tos muy característicos.

Lo curioso de la tosferina es que como al inicio se puede parecer a un resfriado o un catarro común: con estornudos, mucosidad nasal, fiebre baja y un poco de tos, frecuentemente no se le presta mucha atención. Pero a las dos semanas la tos se convierte en la tos característica de la tosferina en la que se presentan ataques que culminan en “un chillido de fiera” que además de ser muy desagradables, no responden a las medicinas contra la tos.

Tu médico puede recetarte tratamiento para la tosferina. Pero, como siempre, lo mejor es la prevención.

Los niños menores de 6 meses no pueden recibir la vacuna y sus padres y las personas que están en contacto con ellos deben vacunarse para protegerlos. En ellos y en los niños especialmente, puede haber complicaciones muy serias como neumonía, convulsiones y encefalitis.

 

Imagen: Shutterstock / Syda Productions

Comentarios