Comparte este artículo:

La vaginosis bacteriana es causada por un cambio en el tipo de bacteria que vive en la vagina. Puede causar flujo de color blanco o amarillo y un desagradable olor a pescado. Los síntomas pueden notarse más al tener relaciones sexuales. Se cree que la posibilidad de padecerla incrementa si se tiene un historial de múltiples parejas sexuales o si se tiene una nueva pareja, si se fuma, y si se usan las duchas vaginales o los dispositivos intrauterinos.

Normalmente se trata con medicamentes recetados, orales o en crema o gel. Los medicamentos orales tienden a ser más efectivos. Es importante que se trate ya que se le ha asociado al desarrollo de la enfermedad pélvica inflamatoria y otras infecciones después de ciertos procedimientos ginecológicos.

 

Imagen © iStock / Peter Hermes Furian

Comentarios