Skip to main content

Como comentamos en el artículo anterior, la viruela del mono -también conocida como monkeypox- es una infección causada por un virus (Orthopoxvirus). Provoca síntomas parecidos a los que tenían los pacientes con viruela en el pasado -antes de su erradicación en 1980- aunque menos graves. 

La transmisión de persona a persona puede producirse por contacto estrecho con secreciones de las vías respiratorias o lesiones cutáneas de una persona infectada. También es posible contagiarse mediante el contacto con objetos contaminados recientemente. La transmisión a través de partículas respiratorias normalmente requiere un contacto cara a cara prolongado.

El Dr. José Luis Blanco, consultor del Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Clínic de Barcelona, en España, explica a Vida y Salud que, actualmente, uno de los colectivos más afectados por esta enfermedad en todo el mundo son los hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres.

Este hospital ha tratado unos 550 casos de monkeypox en los últimos meses, lo que representa entre un 60 y un 70% de las personas que se han infectado en Barcelona hasta ahora. Una de las observaciones que han hecho los médicos de este hospital es que entre un 30 y un 40% de los pacientes afectados por la viruela del mono presentan también una infección de transmisión sexual. En concreto, se ha detectado una incidencia especialmente elevada entre los usuarios de la profilaxis prexposición (PrEP) contra el VIH y también entre quienes practican el chemsex o consumo de drogas para facilitar o intensificar la actividad sexual.

El Dr. Blanco considera que el motivo por el que una gran parte de los afectados por la viruela del mono pertenecen al colectivo de hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres es epidemiológico. Es decir, que tiene que ver por la estadística y las vías de contagio. “Aunque no podemos descartarlo, no tenemos evidencias que sugieran que pueda haber otra causa”.

Presencia del virus en los fluidos corporales

Un estudio publicado en la revista Eurosurveillance en el que participó el equipo del Dr. Blanco encontró material genético del virus en diferentes muestras biológicas. En concreto, se detectó una alta carga de ADN del virus en las lesiones cutáneas de todos los pacientes. Además, se encontró ADN en la saliva en todos los afectados, en el 92% de muestras rectales, el 83% de muestras nasofaríngeas, el 78% de muestras de semen, el 75% de muestras de orina y el 67% de muestras fecales.

Aunque hacen falta más estudios para confirmar que la presencia de este material genético del virus en los fluidos corporales realmente significa que se trata de una vía de contagio, “esto nos hace pensar que la vía sexual es una vía de transmisión importante”, señala el Dr. Blanco.

“Yo creo que los criterios los cumple por lo que, aún pendiente demostrar o aclarar alguna cosa más, hoy por hoy yo sí que entiendo que el monkeypox es una infección que se puede transmitir por vía sexual y la entiendo como tal aunque tenga, además, otras vías de transmisión”.

A su juicio, estos datos hacen que sea “extremadamente importante que haya una clara concienciación de los colectivos de riesgo. Es fundamental que conozcan y entiendan la vía de transmisión para que extremen las medidas de precaución a nivel de, por ejemplo, sexo en grupo, saunas, grandes reuniones y fiestas del colectivo gay… Somos conscientes de que esto es tremendamente complicado pero estamos ante una situación en la que es extremadamente importante que, al margen de otras acciones como las vacunas, que no van a ser suficientes, se puedan tomar todas las medidas preventivas posibles que están a nuestro alcance”.

Lesiones en el pene y complicaciones oftalmológicas y respiratorias

La gran mayoría de los casos de viruela del mono que se han registrado hasta ahora son cuadros leves en los que el síntoma más molesto, seguramente, son las lesiones cutáneas. Pero aproximadamente un 30% de las personas que se contagian desarrollan una enfermedad un poco más grave, con afectación de la mucosa rectal, oral o la zona genital, a veces con lesiones y edemas de pene que pueden ser considerables.

“Luego hay una minoría de pacientes que hemos visto con afectación oftalmológica como queratitis, que es la afectación de la córnea, o conjuntivitis. Lo que no hemos visto hasta ahora en nuestro hospital, por suerte, son afectaciones sistémicas más graves. Se han descrito en otros centros algunos casos de afectación del sistema nervioso central y problemas respiratorios”.

El Dr. Blanco ha participado también en otro estudio publicado en The New England Journal of Medicine en el que se analiza una serie de 528 casos de viruela del mono, la más grande que se ha estudiado hasta ahora en todo el mundo. Los pacientes proceden de 43 centros hospitalarios de 16 países, de los 5 continentes.

El estudio concluye que el 95% de las personas infectadas presenta lesiones cutáneas. Además, los síntomas más frecuentes fueron:

  • Fiebre (62%)
  • Inflamación de los ganglios linfáticos (56%)
  • Somnolencia y la falta de energía (41%)
  • Dolor muscular (31%)
  • Dolor de cabeza (27%)
  • Faringitis o dolor de garganta (21%)
  • Inflamación y dolor anal (14%)
  • Bajo estado de ánimo (10%)

La variedad de síntomas sorprendió al equipo de investigadores, que también descubrió que el 10% de las personas infectadas presentaba una única lesión cutánea en la zona genital, lo que puede confundir el diagnóstico con otras enfermedades de transmisión sexual.

Para los investigadores, estos resultados ponen de manifiesto la necesidad de modificar los criterios de diagnóstico clínico internacionales e incluir síntomas como las llagas en boca, la mucosa anal y las úlceras, hasta ahora, no reconocidos.

En cuanto a la vía de transmisión, este estudio señala que el 95% de los casos podría tener un origen por aproximación sexual, lo que refuerza nuevamente la idea de que podemos estar ante una nueva enfermedad de transmisión sexual, a falta de que se llegue a dicho consenso médico en el ámbito internacional y organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo reconozcan así. 

 

Por Karla Islas Pieck
Copyright © 2022 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / Ivanko80

Comentarios de nuestra comunidad