Comparte este artículo:

Pronto te irás de viaje y aunque te alegra, hay algo que te cuesta dejar: tu rutina de ejercicios. Temes que las próximas vacaciones o un viaje de negocios rompan con la disciplina que tanto te ha costado mantener y  puedas subir de peso. Además, sientes que extrañarás esa energía vital que sólo el ejercicio te brinda. ¡Entonces no la dejes! Mira estos secretos para hacer ejercicio cuando viajas.

Ejercicio en los viajes de trabajo

Cuando Andrés fue ascendido como representante nacional de ventas, tenía razones para estar muy feliz, y lo estaba. Pero había algo que muy en el fondo le molestaba… viajaría cada semana y ya no podría seguir su rutina diaria de ejercicios. Al principio trató de asumirlo, hasta que durante un viaje sintió que realmente le estaba haciendo falta la actividad física. Pensó que el trabajo no debía ser una excusa para dejar de hacer ejercicio y se dedicó a buscar opciones para que sus viajes y el ejercicio fueran compatibles. Estos son sus secretos:

1. Ejercicio donde vayas. Actualmente muchos hoteles tienen gimnasios y piscinas para sus huéspedes. Pregunta si en el tuyo hay alguno, o si al menos hay un parque o gimnasio cercano al que puedas ir. En algunos hoteles o ciudades puedes hasta alquilar bicicletas o patines en línea.

2. Planea. Antes de cada viaje, piensa en los posibles impedimentos que puedas encontrar para seguir tu rutina de ejercicios: un horario exigente de reuniones o actividades, un clima diferente, falta de facilidades deportivas. Y piensa cómo lo vas a solucionar, no esperes a estar en tu destino temporal para decidirlo. Organiza tu horario con anterioridad, y deja, de preferencia,1 o 2 horas en la mañana para hacer ejercicio, pues las noches se ocupan fácilmente con actividades sociales.

3. Incluye en tu maletín de viaje tu ropa deportiva o lo que necesites para hacer ejercicio. Es cierto que no puedes llevar la máquina elíptica en tu maletín, pero sí puedes llevar un lazo para saltar, tus zapatos de caminar, el traje de baño o hasta una banda de resistencia.

4. Dale rienda a la creatividad. Aunque no parezca, hay muchos momentos en los que puedes hacer ejercicio durante tu viaje de negocios. Puedes caminar en el aeropuerto mientras esperas tu vuelo, caminar hasta los lugares de reunión en lugar de ir en el auto, caminar para conocer la ciudad donde estás, subir y bajar las escaleras del hotel en lugar de usar el ascensor, hacer ejercicios de estiramiento en tu habitación o buscar algún programa de aeróbicos en la televisión.

5. Busca compañía. Averigua si los colegas que viajan contigo también hacen ejercicio para programar actividades juntos, les animará.

Ejercicio en las vacaciones

¿Quién no quiere salir de viaje durante las vacaciones? Aunque Ángela jamás le confesó a nadie en su familia, había algo de las vacaciones que no le gustaba: que perdía su rutina de ejercicios y eso hacía que ganara rápidamente las libras que tanto trabajo le había costado perder. Hasta que un día dijo “¡no más!” y organizó la manera en que el ejercicio y las vacaciones fueran compatibles. Estos son sus secretos:

6. Saca tiempo. En estás de vacaciones con la familia o con los amigos, nadie se va a molestar si sacas un tiempo para hacer tu rutina. Elige preferiblemente las mañanas, pues las noches es bastante seguro que se atraviese otro plan familiar.

7. Prepárate. Siempre incluye en tu maletín tus zapatos de caminar y tu traje de baño, nunca sobran. Y averigua con anterioridad cuáles son las posibilidades de hacer ejercicio en el lugar al que vas.

8. Camina todo lo que puedas. En lugar de ir en auto a los lugares que vayas a conocer, trata de hacerlo caminando. Consigue un mapa de la ciudad con recorridos a pie. Aprovecha para caminar en el centro comercial, en los museos, en la playa, en el parque. Mientras conoces un lugar nuevo, ni te darás cuenta que estás haciendo ejercicio.

9. Incluye a los demás. Trata de programar actividades recreativas en familia o en grupo que incluyan algún tipo de actividad física como un tour caminando, dar un paseo en bicicleta por un parque, montar kayak en un lago, un campeonato de volleyball o de fútbol playero. Así logras involucrarlos a todos en la actividad y divertirte mientras te mantienes activo.

No es horrible ni imposible. El hacer ejercicio mientras viajas es totalmente factible y además te puede traer muchos beneficios. Por ejemplo, durante un viaje de negocios el ejercicio te ayuda a bajar los niveles de estrés y mantener tu energía en alto. Y cuando estás de vacaciones, te ayuda a liberar el estrés y el cansancio que has acumulado durante en tu cuerpo durante todo el año. ¡Aprovéchalo!

Comentarios