Comparte este artículo:

Aumentan el riesgo de sufrir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares

Tan sólo en los Estados Unidos, alrededor de 29 millones de personas toman habitualmente algún tipo de analgésico antiinflamatorio no esteroide (AINE) para aliviar desde dolores musculares hasta la artritis. Muchos millones más lo hacen en el resto del mundo. Pero a partir de ahora, deberán hacerlo con más cuidado. Los resultados de una evaluación reciente, han hecho que la advertencia acerca de los riesgos por parte de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de ese país sea mucho más severa.

Con seguridad tienes alguno en tu botiquín. Y quizás hasta más de uno. Me refiero a un tipo de analgésicos de uso común, conocidos como AINE (antiinflamatorios no esteroides) que se utilizan para combatir tanto el dolor como la inflamación. Esta doble acción los hace particularmente efectivos para el alivio de lesiones musculares y todos los casos de artritis, por lo que su uso se hace todavía más generalizado y continuo.

A este grupo de medicamentos pertenecen nombres tan familiares como:

De venta libre (sin receta):

  • el ibuprofeno (Motrin y Advil)
  • el naproxeno (Aleve, Naprosyn)

Requieren receta médica:

  • el diclofenac (Voltaren, Cataflam)
  • el celecoxib (Celebrex)

A pesar de ser efectivos, como todo medicamento, tienen sus efectos no deseados. Ya previamente en Vida y Salud, te habíamos advertido del riesgo que representa el uso prolongado y en grandes dosis de este tipo de medicamento para el corazón. De hecho, desde hace más de 15 años, los investigadores ya conocían que el consumo de los AINE, en dosis altas, aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, lo cual se indica ya en las etiquetas de esos medicamentos. Sin embargo, en vista de investigaciones nuevas realizadas por un panel de expertos, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de los Estados Unidos, ha decidido reforzar mucho más el aviso a los consumidores. Según la agencia, la evidencia del riesgo es “definitiva” lo cual se reflejará en un futuro cercano en las etiquetas y en los envases de estos analgésicos. Cabe destacar que la aspirina pertenece también a los AINE, pero no tiene este tipo de riesgo.

Las advertencias de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA)

Las personas que toman los AINE (antiinflamatorios no esteroides) ya sea para aliviar dolores de cabeza, musculares o de artritis deben tener en cuenta las advertencias de la FDA y que son:

  • Aunque el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular (ACV) o apoplejía aumenta mientras más se prolongue el uso del AINE, éstos pueden ocurrir incluso durante las primeras semanas de tratamiento.
  • El riesgo aumenta con dosis altas tomadas por largos períodos de tiempo.
  • Los AINE aumentan el riesgo de un ataque cardíaco o de un ACV en personas con o sin enfermedad cardíaca, aunque el riesgo es mucho mayor para los que ya tienen esta condición.
  • Con anterioridad se creía que el naproxeno (Aleve) tenía menos peligro que otros AINE, pero la evidencia actual no es lo suficientemente concluyente como para determinar que un medicamento AINE sea más o menos seguro que otro.

¿Significa esto que debas dejar de tomar este tipo de medicamento? No necesariamente, solamente que tengas más precaución. Estas son algunas de las medidas que puedes tomar;

  • No tomes más de un tipo de AINE al mismo tiempo, ya que como mencionamos, se tiene riesgo con todos ellos (con la excepción de la aspirina).
  • Toma la dosis más baja que puedas y limita, en lo posible, el tiempo de uso del medicamento.
  • Según la Fundación de la Artritis de los Estados Unidos, para las personas que necesiten un tratamiento continuo con AINEs, como lo es el tratamiento para la artritis, el naproxeno (Aleve), parece ser la mejor opción. Sin embargo, no se recomienda (está contraindicado) en personas que sufran de úlceras pépticas, ya que su uso se ha asociado con sangrado. La dosis también es importante. Cuando el naproxeno se toma en la dosis máxima – lo que equivale a 500 mg dos veces al día – evita que las plaquetas se agrupen y formen coágulos. Esto logra un efecto similar al que produce la aspirina y podría en parte, explicar por qué el naproxeno parece tener menos riesgo que el resto de los analgésicos del grupo, pero como ves, esto contradice las recomendaciones de la FDA. En cualquier caso, debes consultar con tu médico.
  • Consulta con tu médico si existen alternativas, como el uso del acetaminofén, que ayuda a calmar el dolor sin elevar el riesgo de un ataque cardíaco o un ACV. Pero cuidado: para evitar causar daño al hígado, no debes exceder la dosis máxima diaria de 4,000 mg. Si bebes más de tres bebidas alcohólicas al día, tampoco es una buena opción para ti.
  • Si necesitas un tratamiento prolongado a base de AINE, prueba a tomar descansos de una semana del medicamento, sustituyéndolo con acetaminofén (de nuevo, si resulta seguro que lo tomes).

En conclusión, lo más importante es la precaución. Si tienes factores de riesgo de enfermedad cardíaca o ya la padeces, y necesitas tomar un analgésico de tipo AINE, debes realizar cambios en tu estilo de vida para contrarrestar los riesgos: mejora tu dieta y haz más ejercicio. Si reduces tu peso, no solamente funcionará mejor tu corazón, también aliviarás la artritis. Y siempre recuerda: no temas preguntarle a tu doctor. Si tienes dudas, consulta cuanto antes con tu profesional de la salud.

 

Imagen © iStock / mOleks

Comentarios