Comparte este artículo:

Muchas mujeres han escuchado muchas historias sobre el uso de los tampones y la posibilidad de contraer una enfermedad  ¿Será cierto? La enfermedad se llama el Síndrome de shock tóxico. Pero… la parte de la historia de la que se habla poco es que esta enfermedad no es común, que no sólo afecta a las mujeres y que, además, es fácil de evitar. En Vida y Salud te contamos la historia completa para que estés informada y alerta.

¿Qué es?

El Síndrome de shock tóxico existe, esa parte de la historia es verdad. Esta enfermedad se da cuando una infección bacteriana se complica y genera un estado de shock en el cuerpo. La infección generalmente es provocada por las toxinas de la bacteria Estafilococo aureus, que normalmente vive en la nariz, las axilas, las ingles y la vagina de una tercera parte de la población normal. Aunque a veces, las causantes son las toxinas de la bacteria Estreptococo del grupo A. Cuando estas toxinas entran a la sangre a través de alguna herida en la piel o durante una cirugía, algunas veces el sistema inmunológico (nuestras defensas) no las puede combatir y el cuerpo entra en un estado de shock.

También es cierto que esta enfermedad puede poner en riesgo tu vida, pues si no se trata a tiempo, varios órganos importantes del cuerpo pueden fallar, como los riñones, el hígado y el corazón.

Pero, la parte de la historia de la que no se habla, es que realmente esta enfermedad no sucede muy frecuentemente y que en el caso de los tampones, es fácil de evitar.

Entonces, ¿por qué debes informarte y estar alerta?

Primero, porque hay que seguir los pasos para evitarla, y segundo, porque cuando sucede el síndrome de shock tóxico, sus síntomas son repentinos, no avisan, y debes buscar atención médica de inmediato antes de que sea demasiado tarde. Por eso es importante saber qué es, cómo se contrae y cómo identificarla a tiempo.

¿Cómo se contrae?

Si te contaron que los tampones pueden contribuir a contraer esta enfermedad, es cierto. Pero es importante que sepas que no sucede con todos los tampones, tiende a suceder con los superabsorbentes. Estos son los que debes evitar. Los primeros casos se descubrieron en mujeres que los usaban.

Y, probablemente no te contaron que los tampones no son los únicos culpables del síndrome de shock tóxico. También se han descubierto casos de mujeres que contraen la enfermedad usando métodos anticonceptivos como el diafragma o la esponja vaginal.

Además, inicialmente se había pensado que únicamente las mujeres en edad fértil (de 15 a 45 años aproximadamente) se veían afectadas por ella, pero con el tiempo se han descubierto casos en mujeres después de la menopausia, y hasta en hombres y niños.

Al parecer, cualquier persona está en riesgo cuando desarrolla una infección por Estafilococo o por Estreptococo, y tiene una herida en la piel. Y también existe el riesgo durante una cirugía o un parto, o cuando se usan tapones de algodón o de gasa en la nariz por mucho tiempo para detener un sangrado.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas son repentinos y suelen aparecer 2 o 3 días después de que surge la infección. Además, como es una enfermedad sistémica, se manifiestan en todo el cuerpo:

  • Malestar general
  • Dolor de músculos y debilidad
  • Dolor de cabeza y fiebre alta repentina, mayor a 102ºF (38.8ºC)
  • Mareo, disminución en la presión arterial (hipotensión)
  • Náuseas, vómito y diarrea
  • Un salpullido o erupción en el cuerpo, especialmente en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Al principio puede parecer quemadura del sol y después descama la piel
  • Enrojecimiento de los ojos, la boca y la garganta
  • Convulsiones y confusión mental

Cada caso es diferente. Si aparecen algunos de estos signos  o síntomas, es importante sacarte el tampón, la esponja o el diafragma si estás usando uno en ese momento y buscar ayuda médica de inmediato. ¡No esperes! Especialmente cuando estás menstruando o tu período acaba de terminar y has usado tampones, o cuando tienes una infección en la piel o una herida infectada.

¿Cómo se puede prevenir?

  • Usa tampones de absorbencia media o baja, y evita los superabsorbentes
  • Cámbiatelos cada 4 horas y nunca los dejes más de 8 horas adentro
  • Si decides usar tampones superabsorbentes, cámbiatelos con frecuencia, o aún mejor, trata de alternarlos con toallas higiénicas.
  • Si tienes alguna herida en la piel, límpiala y cúbrela. Y si tienes señales de infección (enrojecimiento, inflamación, dolor, o fiebre), llama a tu médico urgentemente.
  • Si has tenido el síndrome de shock tóxico antes o cualquier infección causada por estafilococo o por estreptococo, no uses tampones, diafragma o esponjas anticonceptivas, pues la infección puede volver.

Aunque el síndrome de shock tóxico es real, la buena noticia es que puede tener un final muy feliz cuando la identificas y la tratas a tiempo. Y mucho mejor cuando adoptas hábitos saludables para evitarla por completo.

Comentarios