Comparte este artículo:

Un estudio ha detectado que las personas obesas que bajan de peso logran reducir la severidad de la fibrilación auricular, una enfermedad del corazón que no causa ataques cardíacos pero puede provocar otras complicaciones graves, como un accidente cerebrovascular.

Las personas obesas o con sobrepeso tienen más riesgo de sufrir otras enfermedades asociadas a esta condición. Entre ellas, fibrilación auricular, un tipo de arritmia cardíaca que se produce debido a que la frecuencia o el ritmo cardíaco son anormales, lo que causa latidos rápidos e irregulares, durante los cuales las dos cavidades cardíacas superiores del corazón que reciben sangre (las aurículas) se agitan o “fribrilan” en vez de latir normalmente.

Al respecto, un grupo de investigadores del Centro para los Trastornos del Ritmo Cardíaco de la Universidad de Adelaide, en Australia, encontró que las personas que llevaban un plan de control de peso estricto lograron reducir cinco veces la severidad de los síntomas de la fibrilación auricular e incluso disminuyeron de cuatro a cinco veces los síntomas de la enfermedad, en comparación con las personas que sólo recibieron consejos de nutrición y ejercicios.

Los síntomas de la fibrilación auricular, cuando se presentan, pueden ser:

  • palpitaciones (conciencia de latidos más rápidos)
  • desmayos (debido a disminución en la presión arterial)
  • mareos
  • debilidad
  • falta de aire
  • dolor de pecho, causado por una irrigación de sangre reducida al músculo del corazón (angina de pecho).

Para llegar a esos hallazgos, que fueron publicados en el Journal of the American Medical Association, los investigadores hicieron un seguimiento a 150 personas con un índice de masa corporal (IMC) mayor de 27 (se considera que una persona con un IMC mayor de 25 tiene sobrepeso y es obesa cuando este índice es mayor de 30).

Para el estudio, la mitad de los participantes recibió recomendaciones sobre dieta y ejercicios mientras que la otra mitad debía seguir un programa de control del peso estricto durante las primeras ocho semanas, que implicaba seguir una dieta de muy bajas calorías (entre 800 y 1,200 por día).

Además de la dieta, esos mismos participantes  tuvieron que seguir un plan de ejercicios que consistía en hacer alguna actividad de baja intensidad, como caminar o andar en bicicleta, tres veces por semana, comenzando con sesiones de 20 minutos que debían ir aumentando gradualmente hasta los 45 minutos diarios.

Al finalizar, las personas que siguieron el programa de dieta y ejercicios perdieron un promedio de 15 kilos (33 libras), mientras que quienes integraban el grupo que solo recibió recomendaciones logró perder un promedio de 2.5 kilos (12.5 libras). Ambos grupos mostraban síntomas de fibrilación auricular, pero el que siguió el programa estricto de dieta y ejercicios obtuvo los mejores resultados.

Según los autores del estudio, la fibrilación auricular es la “epidemia del nuevo milenio”, ya que se proyecta que para el año 2050 habrá entre 12 y 15 millones de personas que sufran este trastorno del ritmo del corazón, debido principalmente a la gran cantidad de personas que sufren de obesidad. Y estas cifras corresponden solamente a los Estados Unidos. Desafortunadamente, la obesidad es una condición que está aumentando en todo el mundo. Tanto, que según la Organización Mundial para la Salud, se ha duplicado en todo el mundo desde el año 1980 y, en el año 2008, los adultos con sobrepeso alcanzaban a los 1,400 millones en todo el planeta.

Por todo esto, procura incorporar hábitos saludables a tu rutina diaria que te permitan mantener un peso saludable y una buena calidad de vida. Así, no sólo estarás cuidando a tu corazón sino a tu salud en general.

 

Copyright © 2020 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © Shutterstock / Rawpixel.com

Comentarios