Skip to main content

La bradicardia se refiere a la frecuencia cardiaca lenta: de menos de 60 latidos por minuto. La frecuencia cardiaca normal es entre las 60 y las 100 pulsaciones por minuto. La bradicardia puede considerarse normal en los atletas y las personas físicamente activas, ya que sus corazones funcionan más eficientemente y no requieren tantas contracciones para bombear la sangre a todo el cuerpo.

En otros casos, la bradicardia se puede considerar una arritmia cardiaca. Frecuentemente es un efecto secundario de ciertos medicamentos o una señal de haber llegado a cantidades tóxicas de otros. También puede ser consecuencia del hipotiroidismo (nivel bajo de las hormonas tiroideas), de la hipotermia (temperatura anormalmente baja), de niveles altos de potasio en la sangre, de la fiebre tifoidea o de la enfermedad de Lyme. Puede causar mareos, desmayos, debilidad o falta de energía.

Para diagnosticarla, tu medico te medirá su ritmo y frecuencia cardiaca y te hará un electrocardiograma, entre otras pruebas. Si te diagnostica bradicardia, es posible que requiera otros exámenes, por ejemplo para descartar problemas de la tiroides.

En la mayoría de los casos, no requiere tratamiento, pero hay excepciones. Consulta con tu médico o con un cardiólogo, el especialista en el corazón.

 

Imagen © iStock / PeterHermesFurian

Comentarios de nuestra comunidad