Comparte este artículo:

Si acabas de salir de un tratamiento exitoso contra el cáncer de la vejiga, ¡felicitaciones! Sin embargo, no te descuides. Ahora más que nunca debes cuidarte pues el cáncer de la vejiga puede volver a aparecer en cualquier momento.

Como muchos otros tipos de cáncer, el de vejiga en muchos casos es recurrente, es decir, las células cancerígenas pueden volver a crecer en tu vejiga fácilmente. Si hace poco pasaste por un tratamiento exitoso contra el cáncer de la vejiga, la vida te ha dado una nueva oportunidad. Por eso, con mayor razón, ahora debes estar alerta para prevenirlo y detectarlo a tiempo.

No dejes que pase mucho tiempo después de tu tratamiento. Tan pronto lo termines, habla con tu médico (un urólogo u oncólogo en este caso) para que él o ella te indique el tipo de seguimiento que deberás hacer de ahora en adelante con el fin de detectar el cáncer a tiempo si vuelve a aparecer. Tu médico evaluará tu caso, pues el tipo de exámenes y la frecuencia con que debes hacértelos, dependerá de qué tan agresivo ha sido tu cáncer de vejiga.

El examen más común en estos casos es la Cistoscopía, que permite ver el interior de tu vejiga a través de una cámara para identificar si hay crecimientos anormales que sean cancerosos. Generalmente los médicos recomiendan que te hagas una Cistoscopía cada tres meses durante los dos primeros años después de terminado tu tratamiento contra el cáncer de vejiga. En los siguientes dos años podrás hacerte la cistoscopia cada 6 meses, y después de eso puedes hacértela una vez al año.

Otro examen complementario es la Citología de la orina, que sirve para identificar si hay células cancerígenas en tu orina.

Y si tu cáncer de la vejiga fue bastante agresivo, probablemente tu médico recomiende que te tomen muestras periódicas del tejido de la vejiga. Es la forma más efectiva de descubrir el cáncer, aún antes de que se pueda ver en la Cistoscopía.

Pero no todo está en las manos de tu médico o de la ciencia. Hay algunas cosas que puedes hacer por ti mismo que te ayudan a prevenir o demorar la recurrencia del cáncer de vejiga:

  • Deja de fumar. Los fumadores tienen más riesgos de desarrollar cáncer de la vejiga que los no fumadores.
  • Aumenta los antioxidantes en tu cuerpo. Según algunos estudios, esto puede ayudar. Aumenta las frutas y los vegetales en tu dieta. En cuanto a tomar suplementos en pastillas, consulta a tu médico. El o ella es la persona más indicada para recomendarte cuáles y las cantidades indicadas, si los estudios sugieren que te pueden ayudar.
  • Hidrátate. Es importante que te mantengas bien hidratado tomando suficientes líquidos al día, especialmente agua pues ayuda a diluir los químicos que causan el cáncer de vejiga.
  • Evita la exposición a químicos industriales como el benceno, al arsénico y a los lugares donde se trabaja con tintas, plásticos, textiles, pinturas, y cueros (que es han asociado con este tipo de cáncer).

Esta es una nueva oportunidad que te da la vida. Aprovéchala y cuídate, para que no tengas que volver a pasar por lo mismo nuevamente.

Comentarios