Comparte este artículo:

¿Quieres perder peso? Revisa la velocidad a la que comes. Varias investigaciones demuestran que quienes se toman su tiempo para saborear la comida, terminan ingiriendo menos calorías. Si te interesa saber por qué, aquí te contamos más sobre este tema tan interesante.

Justamente ahora que estamos en época de fiestas, comer es más que nunca uno de los placeres más grandes de la vida. En Navidad y Año Nuevo, toda la familia y los amigos se reúnen en torno a la mesa para compartir y disfrutar los platos tradicionales de nuestra cocina. Quizás en esta época estés más relajado(a) y sientas que puedes disfrutar a plenitud de comer sin afanes, carreras o apuros. Además de que comer despacio es una experiencia que enriquece todos tus sentidos, también trae beneficios si quieres mantener tu peso.

¡Así es! El comer despacio contribuye a que consumas menos calorías. ¿No es genial?  Dos estudios recientes realizados por unos investigadores de la Universidad de Rhode Island en Estados Unidos, así lo comprueban. Además encontraron datos curiosos, por ejemplo: que las personas gordas comen más rápido que las flacas, y los hombres más rápido que las mujeres.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores midieron la velocidad a la que comían un grupo de personas y encontraron que quienes comían rápido consumieron 88 gramos (3.1 onzas) de alimentos por minuto; mientras que los que comían a una velocidad lenta consumieron 57 gramos (2 onzas) por minuto. En cuanto al género, encontraron que los hombres ingirieron 80 calorías por minuto, mientras que las mujeres, 52.

Otro estudio encontró una relación estrecha entre la velocidad al comer y el Índice de Masa Corporal (IMC, relación peso/estatura)  y  que quienes comen granos integrales, comen más lentamente que quienes comen granos refinados.

Estos estudios, a pesar de ser recientes, sólo refuerzan lo que otros ya han encontrado. En el 2010, otro estudio publicado en Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism halló que la relación entre la velocidad al comer y el consumo de calorías, tiene que ver con el efecto de dicha velocidad en las hormonas. ¿Te suena a complicado? Bueno, es fácil de entender cuando se visualiza por medio de la prueba que hicieron los científicos.

En diferentes ocasiones, un grupo de personas comió una ración de helado idéntica. Cuando la comieron en 30 minutos liberaron más hormonas y se sintieron más satisfechos que cuando la comieron en 5 minutos.  Los investigadores les sacaron sangre para medir la insulina y otras hormonas del estómago y los intestinos antes, durante y después de que comieron el helado. Encontraron que las hormonas que dan señales de saciedad, presentaron una mejor respuesta al comer despacio.

Como ves, tomarte tu tiempo para comer es beneficioso porque te sientes más lleno(a) y por lo tanto no te excedes. Ahora que ya sabes esto, toma nota para que no engordes en esta época de celebraciones. La próxima vez que te sientes a la mesa ¡no te apures! Come a consciencia: tu peso te lo agradecerá.

Imágen © iStockphoto.com / omgimages

Comentarios