Comparte este artículo:

iStock_000002294514Small_geotracSi eres de las personas que toma analgésicos de venta libre con frecuencia, presta atención a este hallazgo: un estudio reciente ha encontrado que el uso excesivo y prolongado de los analgésicos del grupo AINE, como el ibuprofeno o el diclofenac, puede aumentar las probabilidades de desarrollar problemas cardíacos.

Algunas personas los toman por cualquier molestia sin pensar que pueden hacerles daño. Otras, en cambio, necesitan de los llamados antiinflamatorios no esteroides (AINEs) para calmar dolores crónicos, como los que provoca la artritis reumatoide.

El problema es que estos medicamentos pueden tener efectos no deseados. Por ejemplo, un grupo de investigadores de la Universidad de Oxford, en Inglaterra, ha encontrado que cuando se toma ibuprofeno o diclofenac –dos de los analgésicos de tipo AINE (antiinflamatorios no esteroides) más utilizados- en grandes cantidades y durante un periodo prolongado de tiempo, pueden aumentar levemente las posibilidades de desarrollar problemas del corazón. El riesgo sería mucho mayor cuando lo toman a diario personas que fuman o que son obesas.

En detalle, los investigadores detectaron que tomar 2,400 miligramos (mg) de ibuprofeno o 150 mg de diclofenac al día, puede aumentar, en una tercera parte aproximada, el riesgo de ataques cardiacos, accidentes cerebrovasculares (apoplejías o derrames cerebrales), y muerte.

Para llegar a estos datos, que fueron pados en la edición en línea del 29 de mayo de la revista Lancet, los investigadores evaluaron casi 650 estudios seleccionados al azar (que evaluaron los datos de más de 353 mil pacientes),

Así determinaron que cada año, por cada mil personas que consumen estas medicinas en dosis elevadas hay: tres ataques al corazón adicionales, cuatro casos más de fallas cardíacas y una muerte, así como también aumenta entre dos y cuatro veces el riesgo de desarrollar una úlcera en el estómago que sangre u otros problemas significativos en el sistema digestivo.  

El estudio clarifica que cuando se refiere a dosis elevadas se refiere a dosis de 150 mg de diclofenac y 2,400 mg de ibuprofeno al día, por periodos prolongados, que es lo que necesita una persona que padece de artritis reumatoide, por ejemplo. No se refiere a la dosis que toma una persona que compra los analgésicos no esteroides sin receta (AINEs) y los toma a una dosis pequeña de vez en cuando para alguna molestia muscular.

Si bien la cifra parece pequeña, es importante tenerla en cuenta. Así estarás bien informado(a), en caso de que necesites tomar alguna de estas medicinas a diario.  Nuevamente, los autores aclaran que las personas que necesitan tomar algunos de estos analgésicos de manera esporádica, por ejemplo, para calmar un dolor de cabeza, no tienen nada que temer.

Además, los investigadores advirtieron que el aumento en el riesgo de ataques cardiacos relacionado con estos analgésicos es proporcional al riesgo de ataques cardiacos que pueda tener un paciente. Por eso, por ejemplo, es importante combatir otros factores de riesgo, como el colesterol alto o la hipertensión, antes de iniciar un tratamiento con AINEs en dosis altas.

Estos resultados llevan a reflexionar una vez más sobre el uso excesivo de ciertas medicinas y la necesidad de encontrar nuevas formas más efectivas y seguras para combatir el dolor. En el caso de la osteoartritis, por ejemplo, el ejercicio puede ser una buena alternativa para calmar las molestias que causa.

Pero ese no es el único caso en el que el dolor puede volverse una pesadilla. Hay otras enfermedades (como el cáncer) que hacen necesario que sigas tratamientos para calmar las molestias que te provocan, y mejorar tu calidad de vida. Hay diferentes métodos e incluso otros medicamentos para lograrlo.

Exigir un tratamiento adecuado contra el dolor es tu derecho. Habla con tu médico para que te ayude a controlar el dolor. Actualmente existen varias alternativas y él o ella pueden indicarte cual es la mejor para tu caso. Incluso hay especialistas en el tratamiento del dolor. Y, desde luego, pregunta acerca de los riesgos y los beneficios que puedes tener si tomas cualquier analgésico (incluyendo los problemas sexuales), para que puedas tomar decisiones estando bien informado(a) y que puedas mejorar tu calidad de vida.

Imagen © iStockphoto.com / geotrac

Comentarios