Comparte este artículo:

El planeta Tierra

El planeta tierra es la casa, el gran hogar de todos. Y todos tenemos la responsabilidad de mantenerla y cuidarla. Para recordarnos ese deber, cada 22 de abril se celebra en 192 países el Día de la Tierra. Al protegerla nos protegemos nosotros mismos. Si la Tierra mejora, mejoran también nuestras vidas, la calidad de esas vidas y hasta nuestra salud. Celebra hoy y cuídala todos los días del año.

Por pequeño y modesto que sea tu hogar, es un lugar que cuidas y proteges con amor. Allí vive y crece la familia y del buen estado de su entorno, depende en gran parte la salud y el bienestar de la misma.  Piensa ahora en el planeta que habitamos como la gran casa de todos, que nos ofrece los recursos que necesitamos para mantener la vida: desde el aire y el agua hasta los alimentos que consumimos.

22 de abril Día Internacional de la Madre Tierra

En nombre del progreso, muchas veces hemos abusado de las bondades de la tierra y hemos contaminado el agua, el aire y hemos roto la armonía entre el uso y la reposición de los recursos que son patrimonio de todos. Ese es el motivo por el que la Organización de Naciones Unidas adoptó en el 2009 una resolución que designó al 22 de abril como el Día Internacional de la Madre Tierra, que se celebra en 192 países y que tiene como propósito estimular actitudes y acciones a favor de la protección del medio ambiente.  No te cruces de brazos y creas que esa labor le corresponde a grupos y entidades poderosas. ¡Tú si puedes hacer la diferencia en la calidad del aire que respiras, el agua que bebes, y el respeto por la vida vegetal y animal!

¿Quieres poner también tu granito de arena? Hay mucho que puedes hacer, no importa cuán modesto te parezca. Podemos empezar en nuestros hogares, barrios, escuelas y comunidades. Aquí te damos algunas sugerencias:

¿Cómo podemos cuidar el planeta tierra?

  • Aprende a reciclar e inculca ese principio en tus hijos. Es una manera fácil de ahorrar recursos y energía y mantener un entorno más limpio. Recicla en tu casa, escuela y lugar de trabajo.
  • Libera tu hogar de sustancias tóxicas como el plomo, especialmente si fue construido antes de 1978.  Pero no basta con eso. Ten cuidado con los productos que usas en la limpieza diaria.  Pueden intoxicar y hasta envenenar a los niños y a las mascotas y contaminar el medio ambiente.
  • Protege la calidad del aire que respiras: mantén la casa bien ventilada, evita la concentración de gases tóxicos como los que provienen de los cigarrillos, las estufas y las cocinas. Así proteges tus pulmones, evitas alergias y hasta el asma.
  • Protege también la atmósfera, reduciendo el uso de tu automóvil cuyos gases comprometen la calidad del aire sobre todo en zonas urbanas.  Si puedes ir a pie, o en bicicleta, hazlo y enseña a tus hijos que es una opción saludable: se cuida al medio ambiente, a la vez que se hace ejercicio.
  • Cuida los bosques, parques y áreas verdes.  Si vas a visitar un parque o área comunitaria evita promover incendios, dañar las plantas o arrojar desperdicios.  Tira la basura en los lugares asignados.
  • Protege la limpieza de las aceras y las calles. ¡Cuántas personas arrojan botellas, papeles, alimentos y hasta ramas y hojas en la calle! No solamente hace a los lugares en donde vivimos desagradables, sino que o tapa las alcantarillas o esa basura se va al mar.
  • Ahorra agua, al ducharte, lavarte los dientes y hasta lavando los platos. El agua es un recurso muy preciado, pero no está bien repartido. En algunos lugares parece que sobra, mientras que en muchos lugares del planeta, es un lujo.
  • Además de ahorrar agua, comprométete con su calidad. No arrojes medicinas por las coladeras de la casa. Los botes viejos de pintura, disolventes o el aceite usado del automóvil no deben echarse tampoco a la basura regular, sino llevarse a lugares especiales de colección y reciclaje para no contaminar ni el suelo ni el agua.
  • Si tienes mascotas, procura que tengan sus vacunas al día. Llévalas al veterinario con frecuencia, y si no quieres crías, opéralos, para controlar el número de animales sin hogar, especialmente gatitos.  Y si estás considerando traer una mascota a tu casa, adopta una de los centros de adopción de tu ciudad.  Dale un hogar a un animal que está en peligro de morir, y de paso, reduces el comercio, a veces abusivo, de compra y venta de animales.
  • Evita el uso excesivo de bolsas y botellas de plástico.  Tardan  años y años en degradarse y si caen en lagos, ríos o mares son peligrosas para los animales silvestre.
  • No malgastes electricidad. Si la cuidas, ahorras dinero y recursos del planeta ¡y esa es la idea!

Como ves, hay muchas cosas que podemos hacer diariamente para proteger tanto a nuestro hogar pequeño como a nuestro hogar global. Y si vas creando conciencia en tus hijos, familiares y amigos, el efecto se agranda y se multiplica cada vez más.  Con seguridad en tu ciudad hay programas de reciclaje e información específica para ahorrar recursos y proteger el medio ambiente que todos podemos poner en práctica. Búscala y entra en acción a partir de hoy, el Día de la Tierra. Ganaremos todos en bienestar, salud y calidad de vida.

Ultima revisión: 2019

Copyright © 2019 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © Shutterstock / rangizzz

 

Comentarios