Comparte este artículo:

El autoexamen del seno es una prueba de detección que puedes hacer cómodamente en tu casa, sin ningún equipo especial y sin costo: solamente debes dedicarle tiempo y dominar la técnica. Tienes en tus manos los medios para ayudar a proteger tu vida.

Debes empezar a hacértelo a partir de los 20 años, y reportar cualquier cambio que notes a tu médico de inmediato. Se recomienda que te lo hagas una vez al mes en un momento en que los senos no estén inflamados, una semana o dos después de tu periodo menstrual.

Parte del examen se hace acostada, y parte de pie ante un espejo. Tu asociación local contra el cáncer te puede proporcionar una tarjeta con imágenes que te lo explican paso por paso.

Si notas alguno de los siguientes síntomas o señales, consulta a tu médico cuanto antes:

  • Dolor en un seno que no esté relacionado con tu período menstrual
  • Un abultamiento, cambio o protuberancia que antes no tenías
  • Si uno de tus senos se siente hinchado, caliente y se ve enrojecido
  • Si los pezones segregan un líquido con sangre
  • Si te palpas un abultamiento en la axila o cerca de la clavícula

Aprende a hacerte el autoexamen y podrás defenderte mejor contra el cáncer de mama. Pero recuerda que no reemplaza el examen por un médico ni la mamografía (mamograma).

 

Imagen © Thinkstock / Aneese

Comentarios