El cambio climático no sólo es malo para el planeta, es malo para tu salud. Y a medida que continúa el calentamiento global, los expertos en salud pública tratan de anticipar y de predecir las consecuencias y de ayudar a las personas a mantenerse sanas a pesar de las inundaciones, las sequías, las olas de calor, etc. que podrían llegar a ser catastróficas. Este es el primero de tres artículos en los cuales analizaremos a fondo este importante tema de salud y calidad de vida.

¿Crees que el aire limpio, el agua potable, una vivienda segura y tener suficiente alimento son importantes? Entonces debes saber que la Organización Mundial de la Salud (OMS), basada en innumerables estudios científicos a través de los años, ha establecido que el cambio climático influye en estos determinantes sociales y del medio ambiente.

Los cambios extremos en el clima y la temperatura, el aumento en la contaminación y las toxinas en el ambiente, y los cambios en la seguridad en la alimentación pueden causar problemas de salud físicos y mentales.

Los investigadores de la OMS estiman que entre 2030 y 2050 los efectos del cambio climático causarán un aumento de aproximadamente 250.000 muertes al año más debido a estrés por el calor, desnutrición, diarrea y malaria.

Estas muertes por problemas de salud son además de las causadas por migraciones debido a sequías, inundaciones, etc., con sus consecuencias.

Lo que sucede es que cuando quemamos combustibles fósiles como el carbón o el gas, liberan bióxido de carbono (C02). El C02 se acumula en la atmósfera y hace que la temperatura del globo terrestre aumente (parecido a como una cobija (frazada o manta) atrapa el calor. Este calor atrapado trastorna muchos de los sistemas interconectados en nuestro ambiente.

Las temperaturas extremas, y las sequías más extremas debidas a cambios climáticos causados por los humanos, han creado un mundo listo para quemarse. De acuerdo con Stephen J. Pyne, un profesor emerito de la Arizona State University que se ha dedicado a estudiar los incendios forestales, “No tenemos un problema de un incendio; tenemos un problema de muchos incendios. Es profundo. Se debe a los combustibles fósiles y al clima”.

Efectos de los cambios climáticos en algunos países solo este año (2020):

  • El ártico está experimentando calentamiento al más del doble del ritmo del resto del mundo. Con los peores incendios en 60 años en los bosques boreales y el taiga. El pueblo de Verkhoyansk en Rusia fue el primer lugar arriba del círculo ártico de tener una temperatura por arriba de 100º grados Farenheit (38º grados Celsius) en junio.
  • En Indonesia, la Provincia de Kalimantan en Borneo declaró un estado de emergencia mientras los incendios se mantenían fuera de control en julio.
  • En el área del Pantanal (en el sur) y en la selva del Amazonas (al norte) en Brasil hay decenas de miles de incendios. Los funcionarios les han llamado los peores en 13 años.
  • En el Delta del Paraná y alrededor de las tierras de cultivo en el centro de Argentina, han tenido incendios sin control.
  • A principios del año, Australia estaba saliendo de su peor temporada de incendios forestales. Se quemaron millones de acres, se perdieron miles de casas, 30 personas fallecieron y el número de animales que murieron se estima de millones a billones.
  • En California, en EE. UU., el 36% de la población estuvo afectada por sequía, calor extremo y apagones continuos. Hubo numerosos incendios forestales requiriendo miles de bomberos (sin comparación peor que otros años) que aún no se controlan y que han quemado más de 3,5 millones de acres.
  • En Oregon, en EE. UU., los incendios forestales han sido peores que otros años y han quemado un millón de acres.
  • En el estado de Washington, en el noroeste de EE. UU., los incendios forestales han quemado 807,000 acres.

En los incendios en Estados Unidos aproximadamente 36 personas han fallecido, miles han sido evacuadas, cientos han perdido sus casas. La calidad del aire ha sido poco saludable y ha causado problemas respiratorios para muchas personas.

Dos de las tres economías más importantes del planeta, China y la Unión Europea, prometieron actuar más rápidamente para cortar la emisión de gases de invernadero, como el CO2, a la atmósfera. Y el cambio climático se ha convertido en algo importantísimo en los EE. UU. Cuando le preguntaron recientemente al presidente Donald Trump acerca del vínculo entre el calentamiento global y los incendios que arrasaban a California, dijo “Yo no pienso que la ciencia sabe”, aunque los científicos dicen que la conexión es imposible de separar. En cambio, el candidato demócrata a la presidencia, Joe Biden, respondió llamándole un “incendiario climático”.

Un estudio reciente por Oxfam y el Stockholm Environment Institute encontró que alrededor de la mitad de todos los gases que calientan el planeta que se produjeron entre 1990 (cuando se publicó el primer reporte sobre el clima por las Naciones Unidas) y 2015 (cuando se logró el Acuerdo Climático de Paris) provenía del 10 por ciento más rico de los países del mundo. Si se reparten las emisiones por país, casi la mitad, alrededor del 44 por ciento, de todas las emisiones que se han acumulado desde 1990 vienen de EE. UU., las naciones de Europa y China. Por eso, gran parte de lo que suceda en cuanto a evitar una catástrofe climática depende en gran medida de lo que hagan estas economías. En septiembre dos de las tres anunciaron planes de hacer recortes importantes (los detalles aún se desconocen).

Desgraciadamente, el presidente Trump rechaza la ciencia y ha sacado a los EE. UU. del Acuerdo de París, un convenio internacional diseñado para disminuir el aumento en la temperatura y así evitar los peores impactos climáticos. También ha quitado una serie de regulaciones del ambiente que había establecido el presidente Obama. En cambio, el                        exvicepresidente Biden promete restaurar a EE. UU. como parte del Acuerdo de París y propone invertir $2 trillones de dólares para abordar el cambio climático, entre otras cosas, estimulando el desarrollo de la infraestructura de energía limpia.

En esta primera parte vimos los efectos en el planeta de los cambios climáticos causados por los humanos, y cuáles han sido algunas de las respuestas por los líderes mundiales. En la próxima columna (parte 2), exploraremos cómo estos cambios climáticos afectan tu salud y quién está en mayor riesgo.

El abordar el tema de el cambio climático y cómo cada uno de nosotros podemos contribuir para limitarlo es de importancia vital para la salud de todos y el futuro de nuestro planeta. Infórmate y pon tu granito de arena.

 

Copyright © 2020 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Shutterstock / kwest

Comentarios